¿Qué champú uso en mi perro alérgico?

¿Qué champú uso en mi perro alérgico?

¿Qué champú uso en mi perro alérgico?

¿Qué champú uso en mi perro alérgico? Las alergias son muy frecuentes en nuestros perros y los baños son parte fundamental de su tratamiento.

¿Qué champú uso en mi perro alérgico? Las alergias son muy frecuentes en nuestros perros. Hay diversos tipos de alergias en los perros pero todas tienen en común que producen problemas en la piel.

Las alergias son un conjunto de enfermedades muy frecuentes en nuestros perros, tanto como en los seres humanos. La diferencia está en que en nosotros las alergias se suelen manifestar con problemas de rinitis, conjuntivitis, asma, etc. mientras que en los perros se suelen manifestar con inflamación y picor en la piel.

Las alergias en nuestros perros pueden ser de varios tipos. Tenemos las dermatitis alérgicas debidas a picadura de pulga; las alergias alimentarias; la dermatitis atópica; las dermatitis alérgicas de contacto; etc.

En todos estos casos se va a producir un cuadro sintomático que cursa con inflamación y picor en determinadas zonas del cuerpo de nuestros perros y ese picor va a hacer que se rasquen y muerdan las zonas afectadas produciendo lesiones que pueden ser bastante importantes. Las zonas que más frecuentemente se afectan son la cara interna de los pabellones auriculares y conducto auditivo externo, los labios, párpados, carpo, tarso, axilas, ingles y zona anal.

En unas ocasiones los cuidadores de perros nos los traen a la consulta debido a que notan que se rascan mucho. En otros casos las visitas se deben a la presencia de las lesiones provocadas por el rascado y lamido contínuo en las zonas de picor.

Como ya hemos dicho, independientemente del tipo de alergia, el síntoma principal es el picor de la piel y por ello hay que proceder a controlar ese picor, eliminar la causa del picor y ayudar a recuperar  el estado normal de la piel.

En los problemas alérgicos la piel se desestructura y por lo tanto se produce una mayor pérdida de agua, se facilita la entrada de alérgenos y se produce sobrecrecimiento o infecciones microbianas en esa piel debilitada.

Es por esto que es fundamental un tratamiento multimodal para controlar bien el proceso. En los problemas de piel los baños (champuterapia) son parte fundamental del tratamiento.

Con los baños vamos a conseguir varios objetivos. Por un lado vamos a refrescar y calmar el picor de la piel. Por otro lado vamos a eliminar alérgenos que estén originando el cuadro alérgico. Por último, vamos a ayudar a recuperar la estructura normal de esa piel afectada.

Los baños deben ser por ello utilizando champú adecuado para el tratamiento de estos procesos. Son champús que ayudan a controlar la inflamación de la piel, calmar el picor, restablecer la función de barrera de la piel afectada y controlar la disbiosis de la flora cutánea ( en estas pieles afectadas pueden proliferar bacterias y levaduras que agravan el cuadro dermatológico).

La frecuencia de estos baños debe ser de dos o tres baños semanales y después ir reduciéndola según la evolución del caso. Normalmente la frecuencia de mantenimiento será de una a dos veces por semana. Cuando aplicamos el champú hay que dejarlo actuar durante cinco a diez minutos para que cumpla bien sus funciones, que son las que hemos mencionado en el párrafo anterior.

Junto a estos baños ya hay hoy en día otros productos que van a ayudar a mejorar aún más el efecto de los baños y normalmente se aplican en forma de loción en aquellas zonas más afectadas (más inflamadas y con más picor). Estos productos potencian el efecto del champú y se aplica después de cada baño.

Es muy importante que no olvidemos que los baños son parte fundamental del tratamiento pero que si no tratamos la causa original del cuadro alérgico no vamos a poder solucionar el problema.

Quiere esto decir que si la causa es una alergia a la picadura de pulgas habrá que controlar perfectamente la presencia de pulgas con los productos adecuados. Si la causa es una alergia alimentaria deberá eliminarse el alimento que produce la reacción. Si la causa es una atopia hay que eliminar, siempre que sea posible, el alérgeno causante del problema.

Habrá muchas ocasiones en las que será imposible eliminar el agente causante del cuadro alérgico y por lo tanto habrá que recurrir a tratar el problema con medicamentos ( antinflamatorios, antipruriginosos, inmunoterapia) según considere el facultativo que está atendiendo el caso pero, eso sí, siempre junto a los baños tal y como hemos comentado.

Os recordamos que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) ponemos a vuestra disposición nuestro Servicio de Urgencias 24 horas así como el teléfono de consulta que aparece en nuestra página (tuveterinario.info), también operativo las 24 horas para que podáis solucionar todas vuestras dudas sobre este o cualquier otro tema relacionado con la salud y cuidados de vuestros animales.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de tuveterinario.info

Comentar

Consecte libero id faucibus nisl tincidu. Magna etiam tempor orci lobor faculs lorem ipsum.

Instagram feed