Enfermedades transmitidas por garrapatas.

Enfermedades transmitidas por garrapatas. Son varias las enfermedades que pueden transmitir estos parásitos externos, las cuales pueden ser muy graves para los animales y personas.

Enfermedades transmitidas por garrapatasEn el artículo anterior os hablábamos acerca de la prevención frente a los parásitos externos en nuestros perros y gatos. Las Enfermedades transmitidas por garrapatas son frecuentes y pueden resultar fatales tanto para los animales afectados como para las personas.

Quiero remarcar que hay muchas personas que utilizan los productos antiparasitarios porque «les da asco» o les resultan desagradables las garrapatas, pero se olvidan del grave problema de salud que puede conllevar su picadura.

)

Como decía al principio, las garrapatas pueden transmitir varias enfermedades y ello va a depender de la especie de garrapata de la que tratemos. Hablaremos de estas enfermedades en la pequeña serie de artículos que hoy comenzamos y que iniciamos con la enfermedad conocida como Ehrlichiosis.

Esta enfermedad, producida por un microorganismo del Género Ehrlichia. Hay varias especies de Ehrlichia pero aquí voy a destacar la E. canis. La enfermedad producida por esta especie de Ehrlichia transmitida por la picadura de la garrapata (Rhipicephalus sanguineus) o garrapata común del perro. Esta garrapata es la especie que está más extendida en España ( península y archipiélagos). Aparece sobre todo en primavera y final de verano pues no le van bien las altas temperaturas estivales de nuestra zona ni las frías. No debe olvidarse que hay una gran variabilidad según las distintas regiones del país y de otros tantos en los que se encuentra ( por ello es muy importante que nuestro veterinario nos informe sobre ello).

Esta garrapata se infecta al ingerir sangre de perros infectados y ya pueden transmitir la enfermedad a otros perros o, incluso, a las personas a través de su picadura. Cuando el microorganismo entra en el perro a través de la picadura de la garrapata, son los leucocitos mononucleares las células que se infectan

Esta enfermedad no se manifiesta nada más picar la garrapata sino que necesita un periodo de incubación que puede puede variar de una a tres semanas. Esto es importante conocerlo pues, a veces, el propietario puede olvidar que el perro tuvo alguna garrapata hace varias semanas ( a veces ocurre cuando el propietario va de vacaciones con su mascota a un sitio donde puede darse esta enfermedad y luego vuelve a su zona, donde no existe) y lo omite en la visita al veterinario y esto, sobre todo si no realiza su labor en zonas donde se da la enfermedad, puede dificultar el diagnóstico.

Tras el periodo de incubación se desarrolla la enfermedad. Pueden aparecer síntomas tales como fiebre, decaimiento, falta de apetito, aumento de tamaño de los ganglios linfáticos, disminución del peso, etc. Como esto es bastante inespecífico cuando llevamos a nuestro perro a la consulta veterinaria por este motivo, el veterinario realiza un examen general y también habrá que realizar pruebas complementarias como son análisis de sangre para intentar orientar el diagnóstico.

En zonas donde se da esta enfermedad ( o es endémica) ya se incluyen directamente en los diagnósticos diferenciales las pruebas para diagnosticar esta enfermedad, pues siempre se debe descartar cuando aparecen síntomas inespecíficos como los que hemos nombrado, y más si conocemos que ha habido presencia de garrapatas o su picadura en el animal afectado.

Tras esa primera fase de desarrollo de la enfermedad puede pasarse a una fase subclínica de ella, en la que aparentemente el animal mejora su estado aunque en la analítica se presenten alteraciones y, por último, puede darse una forma crónica en la que reaparecen los síntomas o que incluso se agudizan ( todo esto va a depender de muchos factores como, por ejemplo, la edad del perro, su estado físico antes de la infección, su estado inmunitario, la presencia de otras enfermedades debilitantes, etc.).

Junto a los síntomas que comentamos antes pueden aparecer problemas a nivel hemático como un aumento de la tendencia a sangrar ( sangrado por nariz, etc.), cuadros febriles más o menos prolongados, alteraciones en ojos, sistema nervioso, etc. que pueden ser de carácter grave.

Normalmente, para el diagnóstico de la enfermedad se recurren a pruebas inmunológicas, bastante fiables en la actualidad.

Una vez que se diagnostica la enfermedad se debe instaurar el tratamiento pertinente, siempre tendente a eliminar la infección pero no descuidando el tratamiento de los síntomas que pueden estar manifestándose. Recordemos que en los casos más graves puede requerirse la hospitalización del animal afectado, la realización de transfusiones de sangre, etc. para intentar solucionar el problema y que, a veces, a pesar de todos los esfuerzos, el tratamiento fracasa.

Es MUY IMPORTANTE que tengamos presente que aquí, una vez más, la PREVENCIÓN es fundamental. Utilizando los productos más adecuados para el control de los ectoparásitos en nuestros animales ayudamos a evitar que puedan padecer estas graves enfermedades.

Más información sobre ectoparásitos.

Recordaros que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) tenéis a vuestra disposición nuestro Servicio de Urgencias 24 horas, así como el teléfono de consulta que aparece en nuestra página (tuveterinario.info), también operativo las 24 horas y donde podemos resolver todas vuestras dudas sobre este o cualquier otro tema relacionado con la salud y cuidados de vuestros animales.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de tuveterinario.info

 

 

Comments

Post a Comment

Consecte libero id faucibus nisl tincidu. Magna etiam tempor orci lobor faculs lorem ipsum.

Instagram feed