Mi gato se ha caído de la ventana.

Mi gato se ha caído de la ventana.

Mi gato se ha caído de la ventana.

Mi gato se ha caído de la ventana. La caída desde grandes alturas es bastante habitual en los gatos que viven en núcleos urbanos.

Mi gato se ha caído de la ventana. La caída de los gatos desde grandes alturas es algo que vemos con bastante frecuencia en la clínica. En muchas ocasiones no se aprecian lesiones pero la vida de nuestro gato puede estar en peligro.

Todos a quienes nos gustan los gatos y los hemos observado con detenimiento, tanto en la vida real como en numerosas películas (incluyendo los dibujos animados) y documentales, habremos tenido la posibilidad de ver su extraordinaria coordinación , nos ha sorprendido y nos hemos hecho esta pregunta: ¿Por qué los gatos siempre caen de pie? 

Vemos a los gatos saltar, subirse a los árboles o a las estanterías de casa (pasando entre infinidad de objetos sin tirar nada), pasearse por las barandillas de los balcones como si de una autopista se tratase y todo con una coordinación y equilibrio perfectos.

Quizá hemos visto menos veces cómo caen. Cuando caen de ciertas alturas los vemos saltar y caer perfectamente, pero no es lo mismo saltar que caerse. Nuestros gatos tienen muchos receptores sensitivos que les indican la posición de su cuerpo. Así podemos citar este tipo de receptores en pelos de las almohadillas de las cuatro patas, las vibrisas, órganos de la visión (ojos) y del oído (audición y equilibrio), en uniones neuromusculares. El conjunto de toda la información que reciben de estos receptores se procesa rápidamente en el cerebelo y así, cuando el gato cae, se produce una respuesta refleja que tiende a que el gato adopte la postura necesaria para caer de pie. Esto hace que la cabeza intente tomar una posición equilibrada y con ello se equilibra el resto del cuerpo haciendo que los gatos caigan de pie.

Para que esto ocurra,  el gato debe tener tiempo y posibilidad para poderlo hacer. No es lo mismo que el gato salte, se caiga o lo lancen. Si hay suficiente altura y no hay obstáculos, normalmente nuestros gatos caen de pie. Si chocan con algún obstáculo, por ejemplo un tendedero, un aparato de aire acondicionado o un toldo, pueden desequilibrarse y ya no tienen tiempo de volver a adoptar la postura de aterrizaje.

No olvidemos que el hecho de caer de pie no significa que al gato no le ocurra nada, pues según la altura de la que caiga el impacto será más o menos fuerte y puede sufrir lo que se conoce como «Síndrome del gato paracaidista» produciéndose lesiones en nariz, boca, dientes, fracturas en huesos de la cabeza, fracturas de patas o de columna, traumatismos torácicos severos, etc. muchos de los cuales llevan a la muerte de nuestros gatos.

En mi experiencia clínica he visto gatos que han caído de un segundo piso y han sufrido fracturas de patas y otros que han caído de un octavo y no han sufrido ninguna fractura. Gatos que caen de un décimo piso y han sobrevivido mientras otros han caído desde un quinto y han muerto debido a las lesiones.

Por todo esto quiero que recordéis que el hecho de que los gatos caigan de pie la mayoría de las veces, no significa que no les vaya a ocurrir nada. Si vivís en un piso y vuestro gato tiene acceso a ventanas y balcones, siempre existe un riesgo potencial de caída y debéis intentar impedirlo poniendo rejillas o cerrando las puertas y ventanas cuando el gato no esté bajo control.

Si vuestro gato sufre una caída desde una altura considerable, debéis contactar con vuestro veterinario de confianza. Recordad que muchas lesiones debido a las caídas son internas ( contusión pulmonar, pneumotórax, hernias diafragmáticas, rotura de vejiga urinaria, rotura de bazo,  etc.) y pueden poner en peligro la vida de vuestro gato si no se actúa con celeridad. Hay gatos que pueden estar sufriendo estas graves lesiones y salir corriendo cuando caen al suelo debido a que están asustados.

Vuelvo a repetir que SIEMPRE es preciso atender con urgencia la caída desde grandes alturas para poder diagnosticar estas lesiones lo antes posible y poder así instaurar el tratamiento oportuno y mantener al gato en observación para poder ir tratando las posibles complicaciones que aparezcan.

Aprovechamos para recordaros que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) ponemos a vuestra disposición nuestro Servicio de Urgencias 24 horas, así como el teléfono de consulta que aparece en nuestra página (tuveterinario.info), también operativo las 24 horas para que podáis solucionar todas las dudas que os surjan sobre este o cualquier otro tema relacionado con la salud y cuidados de vuestros animales.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de tuveterinario.info

 

Comentar

Consecte libero id faucibus nisl tincidu. Magna etiam tempor orci lobor faculs lorem ipsum.

Instagram feed