Las cacas de nuestros perros.

Las cacas de nuestros perros. El tipo de caca que haga nuestro perro nos va a indicar muchas cosas, por lo que es interesante saber cómo deberían ser esas cacas.

Las cacas de nuestros perros. El tipo de caca que haga nuestro perro tiene más importancia de lo que podemos pensar. Tanto el color como la consistencia y aspecto nos van a indicar una serie de cosas que pueden alertarnos sobre posibles enfermedades en nuestros perros o sobre algún cambio que debemos realizar en su alimentación.

En primer lugar vamos a ver cómo suele ser el aspecto normal que suelen presentar las heces de los perros. En relación a su coloración, esta suele ser marrón debido a los pigmentos que contiene. Su consistencia suele ser firme, ni muy dura ni blanda y con un aspecto homogéneo. Su superficie suele ser un poco brillante por la humedad que contiene.

A pesar de esto, el tipo de las heces va a ser muy variado pues tiene relación con muchos factores como pueden ser el tipo de alimento que recibe el perro, tipo de vida que lleva (no es lo mismo un perro sedentario que uno que realiza ejercicio) y también con factores intrínsecos del perro como si es un perro que se estresa, padece alguna enfermedad digestiva o en otros órganos, etc.

En relación al color podemos encontrarnos con heces de diversos colores:

– Verdosas: suelen verse así cuando hay alto contenido en hierba (peros que comen hierba en los jardines) y también en perros que pueden sufrir algún problema como alergias alimentarias o la presencia de parásitos intestinales.

– Negras: suelen tener esta coloración las heces de perros que comen alimentos como el hígado, pero también aparecen en cuadros hemorrágicos ya que la sangre, cuando se digiere, adquiere esta coloración. Así puede aparecer en problemas de úlceras gastroduodenales y también en hemorragias en boca y vías respiratorias, ya que esa sangre se traga y se digiere dando ese color a las heces.

– Blancas: Puede aparecer este color en perros que toman mucho calcio, perros que comen muchos huesos, perros que tienen algún trastorno que provoca lo que se conoce como «pica» y es que comen cosas extrañas, como por ejemplo el yeso de las paredes.

– Gris o heces acólicas: que pueden presentarse cuando hay trastornos en órganos como el hígado y vías biliares así como en el páncreas exocrino.

– Rojas: esta coloración puede aparecer debido a la dieta que come el perro con contenido en remolacha, arándanos, etc que dan esa coloración, pero lo más normal es que se deba a la presencia de sangre sin digerir, algo que ocurre en enfermedades como inflamación de intestino, parvovirus y otros virus entéricos, ciertos parásitos intestinales, lesiones ulcerativas, lesiones neoplásicas, cuerpos extraños, invaginaciones intestinales, etc.

En relación a la forma y consistencia de las heces estas deben ser alargadas con forma tubular y buena consistencia (se pueden recoger fácilmente del suelo dejando poco o ningún resto). Unas heces aplanadas, con forma de cinta, pueden indicar la presencia de una masa que comprime el intestino.

El aspecto de las heces debe ser homogéneo pues si no es así puede indicar que hay alimentos que no se digieren bien o también pueden encontrarse parásitos, que dan un aspecto como que las heces tienen granos de arroz.

Cuando las heces sufren un cambio repentino de color, consistencia o su superficie aparece con moco nos está indicando que hay algún problema. Cuando aumenta la frecuencia de las deposiciones de nuestro perro o disminuye la consistencia de las heces eso es lo que se conoce por diarrea y como ya vimos en el artículo anterior, tiene muchas posibles causas.

Un perro puede tener la caca más o menos dura, o más o menos marrón dependiendo del tipo de alimento que consuma. Cuanto mejor es la calidad biológica de ese alimento, más nutrientes se absorben y menos residuo se origina, por lo que las heces suelen ser más duras, compactas y marrones. Si la calidad es peor se absorbe menos y habrá más residuo, lo que genera heces más blandas, en mayor cantidad y de color más claro.

Cuando las heces son muy pequeñas, como bolas, y muy duras, nos suele indicar que hay un problema de estreñimiento y debería investigarse la causa, tanto alimentaria como de otro tipo ( compresión intestinal por masa externa, neoplasia intestinal, dolor en zona anal, etc.). Hay que tener en cuenta que aquellos perros perros que realicen mucho ejercicio o que beban menos agua pueden tener unas heces muy duras y secas debido a esto y no por ninguna otra alteración.

Como resumen podemos decir que siempre que notemos un cambio repentino en la coloración, consistencia, frecuencia de eliminación y cubierta de las heces de nuestros perros y no hayamos introducido ningún cambio en su alimentación, puede hacernos sospechar de alguna enfermedad y deberíamos consultarlo con nuestro veterinario.

Aprovechamos para recordaros que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) ponemos a vuestra disposición nuestro Servicio de Urgencias 24 horas, así como el teléfono de consulta que aparece en nuestra página (tuveterinario.info), también operativo las 24 horas para que podáis solucionar todas las dudas que os surjan sobre este o cualquier otro tema relacionado con la salud y cuidados de vuestros animales.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de tuveterinario.info

Comentar

Consecte libero id faucibus nisl tincidu. Magna etiam tempor orci lobor faculs lorem ipsum.

Instagram feed