Mi gato tiene una rinitis.

Mi gato tiene una rinitis.

Mi gato tiene una rinitis.

Mi gato tiene una rinitis. Esta afección es muy frecuente en gatos y las causas virales son responsables de la mitad de los casos.

Mi gato tiene una rinitis. Ya hablamos en el artículo anterior de las rinitis en los perros y hoy lo hacemos en el caso de los gatos. En estos animales las rinitis son bastante frecuentes y la mitad de los casos están producidas por agentes víricos.

Ya sabemos que la rinitis es la afección de la mucosa nasal y que suele acompañar a otras alteraciones de las vías altas de los animales. Así no es nada raro encontrar rinosinusitis, rinitis junto a procesos faríngeos, laríngeos o traqueales, etc.

En los gatos, tal y como pasa en los perros, las causas de rinitis son diversas y entre ellas podemos citar las causas infecciosas, irritativas, alérgicas, inflamatorias, neoplásicas. Aunque las causas de la rinitis son variadas, los síntomas que se presentan son, al menos al principio, bastante comunes a todas ellas. Podemos encontrarnos con la presencia de ruidos respiratorios, respiración con la boca abierta, descarga nasal, estornudos. Pasamos a hablar un poco de las distintas causas de rinitis.

-Rinitis bacterianas: no son muy frecuentes y suelen ser muchas veces secundarias a otros procesos. Así por ejemplo, la presencia de un cuerpo extraño en cavidad nasal puede originar la aparición de un proceso infeccioso.

-Rinitis víricas: aquí destacan las producidas por herpesvirus y por calicivirus. Estos agentes víricos son los que van a originar sobre la mitad de las rinitis en los gatos. Junto a la rinitis aparecen otros síntomas característicos de cada agente viral (tos, úlceras oculares, úlceras orales, anorexia, decaimeiento, etc.).

-Rinitis fúngicas: en el caso de los gatos podemos citar al Cryptococcus neoformans como el agente fúngico causante de rinitis de este tipo, siendo mucho menos frecuente la aspergilosis nasal que en el caso de los perros.

-Rinitis irritativas: tal y como comentamos en el caso de los perros, ciertos agentes irrritantes para las mucosas van a poder originar un cuadro de rinitis, el cual, también puede asociarse a alteraciones en la mucosa oral u ocular.

-Rinitis alérgicas: las rinitis que se producen por un proceso de tipo alérgico tampoco son frecuentes en el caso de los gatos, siendo necesario descartar otras causas antes de sospechar esta.

-Rinitis inflamatorias: estas se deben a traumatismos en la zona o también a la presencia de cuerpos extraños. Junto a la inflamación puede presentarse una infección secundaria a la presencia del cuerpo extraño y por ello hay que investigar el posible origen de un proceso infecciosos bacteriano.

-Rinitis neoplásicas: en el caso de los gatos también se producen tumores que afectan a localizaciones en cavidad nasal y por su naturaleza y extensión originarán una determinada sintomatología.

¿Cómo podemos sospechar una rinitis en nuestro gato? cuando aparecen síntomas tales como los que comentábamos al principio ( estornudos; ruidos respiratorios; descarga nasal serosa, mucosa, purulenta o hemorrágica; respiración con la boca abierta), podemos sospechar de una rinitis, la cual puede ser más aguda o más crónica dependiendo del tiempo que lleve instaurada.

Cuando acudimos a la consulta de nuestro veterinario se procede a realizar un examen general y toma de datos para ir orientando el diagnóstico. Procedemos después, si ello es preciso, a pruebas complementarias tales como la rinoscopia ( sirve para ver la cavidad nasal, tomar muestras para citologías y biopsias, extraer cuerpos extraños, etc.); radiografías para evaluar los senos y estructuras óseas, así como de las vías respiratorias bajas si ello procede; realización de hemograma y pruebas serológicas para el diagnóstico de procesos infecciosos. Por último podemos recurrir a pruebas más complejas como son la tomografía y la resonancia.

Una vez que conseguimos el diagnóstico del proceso ya puede procederse a instaurar el tratamiento pertinente, que variará dependiendo de la causa original, paciente, edad, estado sanitario y presencia de patologías concurrentes. Es así que habrá que utilizar antibióticos, antiinflamatorios, antifúngicos, quimioterapia, radioterapia, cirugía, etc. y, SIEMPRE, bajo supervisión de nuestro veterinario.

Más información enfermedades respiratorias

Ya sabéis que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) ponemos a vuestra disposición nuestro Servicio de Urgencias Veterinarias 24 horas, así como el teléfono de consulta que aparece en nuestra página (tuveterinario.info), también operativo las 24 horas para que podáis consultar todas vuestras dudas sobre este o cualquier otro tema relacionado con la salud y cuidado de vuestros animales.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de tuveterinario.info

 

 

Comentarios

  • Pingback: Mi gato tiene asma. - TuVeterinario.info

    noviembre 29, 2014
  • Alan Battistini

    agosto 30, 2018

    Hola
    A mi gato (15 Años) le han diagnosticado Rinitis Lifoplasmatica Cronica, es posible tratar a mi mascota, con medicamentos, o se trata de una enefermedad terminal, a perdido casi la totalidad del olfato, mucho peso.
    Gracias

Comentar

Consecte libero id faucibus nisl tincidu. Magna etiam tempor orci lobor faculs lorem ipsum.

Instagram feed