Mi perro hace mucho ruido al respirar.

Mi perro hace mucho ruido al respirar.

Mi perro hace mucho ruido al respirar.

Mi perro hace mucho ruido al respirar. Este problema, bastante común en ciertas razas, se conoce por síndrome braquicefálico.

Mi perro hace mucho ruido al respirar. Hoy vamos a hablar de un problema que seguramente conocerán aquellos de vosotros que tengan algún perro de razas como son el Bulldog, Carlino, Pekinés y otras razas chatas. el problema del que hablamos se conoce por síndrome braquicefálico.

Esta enfermedad se conoce por ese nombre debido a que, normalmente, tiene varios componentes y se da en razas de perros chatos o braquicefálicos, sobre todo los de razas más pequeñas.

¿En qué consiste el síndrome braquicefálico? Consiste principalmente en que hay una dificultad al paso del aire hacia las vías bajas debido a una serie de alteraciones anatómicas a varios niveles en los perros braquicefálicos. Así podemos encontrarnos con que hay una estenosis de los ollares ( aperturas nasales muy estrechas);  muchos pliegues mucosos en la zona de la nasofaringe y el paladar se encuentra elongado. Junto a esto también podemos encontar poco desarrollo de laringe y/o tráquea, lo que se conoce como hipoplasia laringotraqueal.

Debido a esta mala conformación anatómica de las estructuras respiratorias citadas, hay alteraciones en la circulación aérea, con grandes variaciones de presión, lo que agrava más el cuadro debido a que se produce secundariamente a esto una hipertrofia de las tonsilas y de la faringe, así como una eversión de los ventrículos laríngeos y el colapso de la misma laringe ( lo que dificulta aún más el paso del aire).

¿Cómo podemos sospechar que nuestro perro padece esta enfermedad? Tal y como decimos en el título del artículo, lo más característico es la presencia de ruidos respiratorios, los cuales serán más o menos intensos dependiendo de la severidad del caso. Hay que tener en cuenta que hay casos leves, en los que aparecen ruidos, por ejemplo, al realizar ejercicio, pero en otros casos la gravedad es tal que puede llevar al colapso del perro.

Debido al esfuerzo que deben realizar contínuamente los músculos respiratorios para facilitar la entrada de aire, estos pueden cansarse y facilitar la aparición del colapso a la más mínima manipulación que hagamos con nuestro perro.

Junto a esa disnea (dificultad respiratoria) que hay en el perro y el ruido respiratorio, también vamos a encontrat con que hay una intolerencia al ejercicio. Las altas temperaturas van a agravar los casos y pueden desencadenar el temido «golpe de calor».

Debido a la elongación del paladar se dificulta el cierre de la laringe cuando el animal está alimentándose y así es frecuente que se presenten ataques súbitos de tos debido a atragantamiento por líquidos o sólidos, con el consiguiente riesgo añadido de la presentación de una neumonía por aspiración.

Cuando llevamos a nuestro perro a la clínica se realiza un examen general y una buena anamnesis ( no nos cansaremos de repetirlo). Ya en este examen general podemos observar los ollares del perro y el grado de estenosis que padecen. Tras esto se procederán a realizar las pruebas complementarias pertinentes, las cuales pueden incluir la radiografía ( se evalúa la tráquea, pulmones, corazón, longitud del paladar blando, etc.). Se realiza un estudio laringoscópico y broncoscópico, con el animal anestesiado para poder estudiar la conformación laríngea, palatina y de la tráquea. Pueden realizarse otro tipo de estudios, a criterio del veterinario, si se sospecha algún otro proceso o complicación.

Una vez que llegamos al diagnóstico del problema se procede a ver el tratamiento que puede aplicarse. Si el caso es leve , en perros de cierta edad y bien controlados, puede evitarse la cirugía. En los casos de perros jóvenes que empiecen a tener problemas o en los casos más severos, el tratamiento será de tipo quirúrgico. Según el caso se realizará una intervención en los ollares para abrir las aberturas; se recortará el paladar blando elongado; se corrige la eversión de los ventrículos laríngeos; etc. Como siempre comentamos, la cirugía debe ser realizada por cirujanos veterinarios cualificados para ello pues hay técnicas que requieren un alto grado de especialización y así se evitarán posibles complicaciones intra o postoperatorias.

Más información sobre enfermedades respiratorias de los perros

Aprovechamos para recordaros que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) tenéis a disposición nuestro Servicio de Urgencias 24 horas así como el teléfono de consulta que aparece en nuestra página (tuveterinario.info), también operativo las 24 horas y donde podéis consultar todas vuestras dudas sobre este o cualquier otro tema relacionado con la salud y cuidados de vuestros animales.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de tuveterinario.info

Comentarios

Comentar

Consecte libero id faucibus nisl tincidu. Magna etiam tempor orci lobor faculs lorem ipsum.

Instagram feed