Mi perro tiene mocos.

Mi perro tiene mocos.

Mi perro tiene mocos. La presencia de mocos es muy habitual en nuestros perros y suelen deberse a una afectación de la mucosa nasal por diversos motivos.

Mi perro tiene mocos. Es muy frecuente que vengan a la clínica perros con mocos. La presencia de mucosidad nasal puede deberse a diversos motivos y hay que intentar conocer su causa para poder instaurar un tratamiento eficaz.

Ante todo debemos definir lo que es una rinitis y podemos decir que consiste en la afección de la mucosa nasal debida a diversas causas, las cuales pueden ser infecciosas, alérgicas, inflamatorias, irritativas o neoplásicas.

Ya hemos dicho que esta afección puede tener diversas causas y vamos a citarlas un poco más detalladamente. Lo que sí tenemos que destacar es que en la inmensa mayoría de los casos de rinitis van a predominar estos síntomas: ruidos respiratorios nasales, descarga nasal (mucosidad) y estornudos. Vamos a detallar un poco los distintos tipos de rinitis que podemos encontrar en nuestros perros.

-Rinitis víricas: Estas son las producidas por agentes infecciosos virales. En el caso de los perros destaca la producida por el virus del moquillo, que acompaña a otra sintomatología tanto respiratoria como de otros aparatos o sistemas. Recordad que el moquillo es una enfermedad neurológica y que, al entrar el virus por vía respiratoria, produce síntomas respiratorios, entre ellos la presencia de mocos, pero un cachorro con mocos, lo más normal es que tenga cualquier proceso respiratorio antes que esa enfermedad.

-Rinitis bacterianas: Las infecciones de la cavidad nasal suelen deberse a agentes bacterianos tales como estafilococos, estreptococos, Bordetella boronquiséptica y alguno más. Normalmente aparece alteración de otras partes de las aparato respiratorio, no afectando solo a la mucosa nasal y pueden  ser secundarias a procesos de tipo vírico, como ocurre por ejemplo en el caso de la tos de las perreras. Otras veces pueden ser secundarias a la presencia de cuerpos extraños nasales tales como son las espigas de gramíneas. Por último, también pueden ser secundarias a procesos neoplásicos, tanto que por su crecimiento dificulten la limpieza de la cavidad nasal como que produzcan destrucción de la misma.

En este grupo de las rinitis bacterianas podemos citar un motivo muy frecuente de su aparición y es la presencia de enfermedad periodontal y fístulas oronasales. La infección se extiende desde la boca hasta la cavidad nasal pero, si no se trata el problema oral, no acabaremos de solucionar el problema nasal.

-Rinitis fúngicas: Dentro de este tipo destacan las debidas al hongo Aspergilus, hongo que vive en el ambiente y que vive mejor en climas cálidos y con humedad relativa más elevada. Es más frecuente en perros que tiene el hocico alargado ( Collie, lebreles, pastor alemán, etc.).

-Rinitis irritativas: Que son aquellas que aparecen, por ejemplo debido al contacto con alguna sustancia irritante. Suele acompañarse de alteración en otras mucosas ( oculares, orales o vías respiratorias).

-Rinitis alérgicas: En el caso de los perros son muy raras las rinitis debidas a procesos alérgicos y son muchos los casos en los que se achacan a esas causas otros problemas que pueden ser, por ejemplo, la presencia de sustancias irritantes (  la mayoría de los propietarios no ha sido consciente de que ha existido ese contacto con la sustancia irritante).

-Rinitis neoplásicas: La presencia de neoplasias en la cavidad nasal también producirá sintomatología, la cual dependerá del tipo de neoplasia y su comportamiento. En muchas ocasiones vamos a encontrarnos con una deformidad de la nariz y también suele acompañarse de estornudos frecuentes, secreción sanguinolenta o mucosanguinolenta y también auténticas hemorragias cuando se afecta alguna zona muy vascularizada.

¿Cuándo podemos sospechar que nuestro perro tiene un problema de rinitis? Como decíamos antes, cuando aparece una rinitis los síntomas más característicos son la descarga nasal , que puede ser serosa ( como agua), mucosa, purulenta o hemorrágica, dependiendo de la causa y del tiempo que lleve instaurado el proceso. También aparecerá ruido respiratorio nasal, mayor o menor dependiendo de la dificultad que exista al paso del aire: Por último, también aparecerán estornudos. La mayoría de las veces NO se deben a una alergia, tal y como piensan muchos propietarios. Tampoco se debe achacar el estornudo del perro a un simple resfriado pues ya hemos visto la multitud de causas posibles de rinitis.

En la clínica, el veterinario realizará un examen general del perro pues, como decíamos más arriba, la rinitis puede acompañar a procesos tan serios como, por ejemplo, el moquillo. Tras esa exploración se proceden a realizar pruebas complementarias tales como exploración con endoscopio ( presencia de cuerpos extraños, neoplasias, citologías, toma de muestras para biopsia, etc.), cultivo y antibiograma ante sospecha de procesos bacterianos,  radiología ( estudio de la cavidad nasal, senos, tórax, etc.), tomografía, resonancia magnética, etc.

Una vez que se llega al diagnóstico del proceso ya se procede a instaurar el tratamiento pertinente, el cual va a ser muy variado dependiendo de cada caso. Antibióticos, extracción de cuerpo extraño (recordad que son muy frecuentes las espigas de gramíneas), extirpación de neoplasia, antifúngicos, tratamiento antialérgico, cirugía, etc. Como vemos hay mucha variedad de causas de rinitis y cada una tiene su tratamiento, el cual también va a depender de cada perro en concreto pues también influyen otros factores tales como la edad, raza, estado de gestación, otras enfermedades concurrentes, sensibilidad a algún fármaco , etc. Es por ello que no citamos aquí tratamientos ni dosis en concreto pues SIEMPRE debe ser el veterinario que esté llevando un caso el que instaure el tratamiento pertinente.

En muchas ocasiones los mocos son muy abundantes y espesos y se utilizan medicamentos mucolíticos y también se puede ayudar con lavado de las fosas nasales con suero fisiológico para reblandecer y quitar el moco endurecido. Junto a esto se pueden utilizar humidificadores del ambiente y todo esto va ayudar a que se elimine el moco más fácil y rápidamente.

Aprovechamos para recordaros que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) tenéis a disposición nuestro Servicio de Urgencias 24 horas, así como el teléfono de consulta que aparece en nuestra página (tuveterinario.info), también disponible las 24 horas para que podáis consultar todas vuestras dudas sobre este o cualquier otro tema relacionado con la salud y cuidados de vuestros animales.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de tuveterinario.info

Post a Comment

Consecte libero id faucibus nisl tincidu. Magna etiam tempor orci lobor faculs lorem ipsum.

Instagram feed