Mi perro tiene osteoartritis.

Mi perro tiene osteoartritis.

Mi perro tiene osteoartritis.

Mi perro tiene osteoartritis. Esta enfermedad es muy frecuente en nuestros perros y merma significativamente su calidad de vida.

Mi perro tiene osteoartritis. La osteoartritis canina es un proceso patológico que se presenta con mucha frecuencia en nuestros perros y cursa con dolor y cojeras que merman de forma muy significativa la calidad de vida de nuestros queridos compañeros.

Ya hemos dedicado anteriormente una serie de artículos a los problemas de cojeras en los perros pero nos siguen preguntando mucho acerca de estos procesos, de cómo diagnosticarlos y, sobre todo, como prevenirlos.

La osteoartrosis podríamos definirla como un proceso patológico que va a afectar a determinadas articulaciones, las denominadas sinoviales, y es un proceso que avanza con el tiempo de forma irreversible. En esa articulación afectada se producirá una degeneración del cartílago articular con modificación del hueso que se sitúa bajo él y también se producirá la formación de osteofitos al igual que ocurrirá un proceso inflamatorio de la membrana sinovial y cápsula de la articulación. Estas afecciones van a originar que la articulación no funcione como es debido y que se presente dolor en mayor o menor grado.

La osteoartritis suele ser un proceso secundario a algún otro problema que se presente en una articulación. Así podemos citar problemas tales como osteocondritis de hombro, luxaciones rotulianas, rotura de ligamentos cruzados de la rodilla, displasia de cadera, displasia de codo, displasia de hombro, traumatismos como fracturas óseas que afecten a la región articular, etc.

Cuando se presenta la lesión originaria del proceso osteoartrítico se va a producir ese proceso secundario de tipo inflamatorio y degenerativo que va a ir evolucionando hasta poder llevar a la incapacidad para mover la articulación afectada.

La osteoartitis ya hemos dicho que es un proceso secundario a una alteración primaria de la articulación. En el origen de la afección primaria nos podemos encontrar: causas genéticas (displasia de cadera, etc.); exceso de peso  de los animales afectados; edad, pues aunque la osteoartritis puede afectar a animales de cualquier edad, es más frecuente en animales mayores.

¿Cómo podemos saber si nuestro perro está padeciendo una osteoartritis? La osteoartritis es relativamente fácil de detectar por los propietarios de los perros afectados. Ya hemos dicho que es una enfermedad de tipo progresivo e irreversible. Con esto queremos decir que no se produce de un día para otro y que, una vez se ha originado, ya no hay vuelta atrás. Suele presentarse como una cojera más o menos marcada de la extremidad afectada. Recordad que aunque aparezca de forma aguda ya lleva un tiempo instaurado el problema. Por poner un ejemplo de un perro con displasia de cadera. Esta anomalía de la cadera se manifiesta de forma temprana y, como no hay una buena coaptación entre las partes integrantes de la articulación, poco a poco se va produciendo un roce anómalo que lleva a desarrollar el proceso osteoartrítico. Hay perros en los que se manifiesta una cojera con pocos meses de edad pero en otros pueden pasar incluso años.

Además de la cojera de la extremidad, vemos que suele ser una cojera «en frío». Con esto queremos decir que suele manifestarse más fácilmente por las mañanas o cuando el perro ha pasado bastante tiempo tumbado y comienza a moverse. Una vez que «se calienta» la artriculación, la cojera es menos manifiesta. A veces se presenta una cojera muy aguda debido a que el animal hace un movimiento forzado o se somete a un sobreesfuerzo.

Como el perro tiene dolor en la extremidad afectada el apoyo de esa extremidad será menor y con el tiempo suele presentarse atrofia de los músculos de esa extremidad.

Cuando acudimos a nuestro veterinario se procederá a realizar un examen general del perro y luego se realizará un examen centrado en la extremidad afectada. Se estudia si hay dolor, engrosamiento de las articulaciones, crepitaciones en la articulación afectada, etc. Una vez examinada la extremidad de esta manera se procede a realizar un estudio radiográfico para ver el estado en el que se encuentra la articulación. Hoy en día también se realizan estudios artroscópicos, tanto para la visualización interna de la articulación como para proceder al tratamiento de la misma. A veces también se debe proceder a un estudio analítico de sangre y del líquido articular  buscando el origen del proceso.

Una vez que se diagnostica la osteoartrosis en el perro se procederá a instaurar el tratamiento pertinente. Dependiendo de la causa originaria se tratará con antiinflamatorios no esteroideos para controlar la inflamación y el dolor. También se instaura tratamiento con productos condroprotectores para mejorar la salud articular.

En las osteoartritis es muy importante controlar el peso del animal pues así la articulación será sometida a menos estrés.

En casos en los que la causa es una lesión articular como la rotura de ligamentos cruzados, osteocondritis disecante de hombro, etc., debemos proceder a reparar los daños articulares mediante artroscopia y/o cirugía reparadora para poder lograr controlar el avance del proceso.

Actualmente se está recurriendo cada vez más al uso de células madre y factores de crecimiento intraarticulares para el tratamiento de estos procesos.

Es importante no olvidar que los procesos osteoartríticos son crónicos y por ello es imprescindible el tener un buen control de su evolución, controlar el peso de nuestros animales y favorecer la realización de ejercicio moderado, que siempre será beneficioso para nuestro perro, tanto para la salud articular como para ayudarnos en el control del peso.

Para finalizar quiero añadir algo sobre lo que más nos demandan los que siguen estos artículos: la prevención de la osteoartrosis. ¿Podemos hacer algo? Por supuesto que sí. En primer lugar, en relación con aquellas razas que tengan predisposición genética a padecer alguna patología articular que conlleve un futuro desarrollo de osteoartritis deberíamos intentar que nos garantizaran que los padres del perro que vayamos a comprar estén libres de esa patología, al igual que sus abuelos (si hay más generaciones libres de enfermedad, mejor que mejor).

En los perros de razas grandes y gigantes debemos evitar un crecimiento excesivamente rápido y una ganancia de peso también rápida pues esto predispone al desarrollo de lesiones articulares que acaben desembocando en una osteoartritis.

Mantener a nuestros perros en un estado de forma óptimo ya que la obesidad predispone y agrava los procesos osteoartríticos. El ejercicio es fundamental pero debemos evitar los sobreesfuerzos, sobre todo si hay lesiones.

Más información del tema

Os recordamos que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) ponemos a vuestra disposición nuestro Servicio de Urgencias 24 horas así como el teléfono de consulta que aparece en nuestra página (tuveterinario.info), también operativo las 24 horas para que podáis solucionar todas las dudas que tengáis sobre este o cualquier otro tema relacionado con la salud y cuidados de vuestros animales.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de tuveterinario.info

Comentarios

Comentar

Consecte libero id faucibus nisl tincidu. Magna etiam tempor orci lobor faculs lorem ipsum.

Instagram feed