Mi perro tiene parásitos externos.

Mi perro tiene parásitos externos. Estos parásitos son causa de problemas dermatológicos en la piel de nuestros perros y además son vectores de graves enfermedades tanto para nuestras mascotas como para nosotros.

Mi perro tiene parásitos externos. Ya se acerca la primavera. La temperatura se va suavizando y, por tanto, empiezan a desperezarse nuestros temibles enemigos de todos los años: los parásitos externos. En nuestra zona, la mediterránea es ahora cuando empiezan a alcanzarse las temperaturas en las que ya pueden desarrollarse con normalidad los ciclos vitales de los parásitos que pueden afectar a nuestras mascotas. En otras zonas del planeta, concretamente en el hemisferio sur, donde nos consta que también nos siguen, va a empezar lo que sería nuestro otoño, por lo que imagino que también estarán alerta para prevenir frente a los parásitos que proliferen por su zona.

La Prevención frente a los parásitos externos en nuestros perros es una de las labores más importantes que debemos realizar para garantizar la salud de nuestros queridos compañeros y, añadido a ello, la nuestra.

No debemos caer en el error de esperar a que esté instaurada plenamente la estación primaveral para iniciar la prevención frente a ectoparásitos ( a veces llegamos tarde y ya no podemos prevenir sino que debemos tratar una enfermedad instaurada). Tal y como está el clima ( por eso del cambio climático), las estaciones ya no están tan demarcadas como antaño y, por eso, algunos ya aconsejamos que no se detenga la prevención frente a ectoparásitos en ningún momento del año.

En una misma región, en una misma provincia, con sólo movernos unos pocos kilómetros, podemos encontrarnos con parásitos externos que han encontrado un hábitat en el que pueden desarrollarse durante todo el año ( si las condiciones de temperatura y posibilidad de alimentarse se mantienen más o menos estables).

En nuestra zona nos encontramos sobre todo con tres tipos de parásitos contra los que debemos luchar. Estos son las pulgas, garrapatas y los mosquitos. Estos parásitos pueden afectar a nuestros animales ocasionando problemas tales como cuadros alérgicos ( dermatitis alérgica a la picadura de pulga), cuadros anémicos ( sobre todo cuando las infestaciones por pulgas o garrapatas son grandes), parasitaciones internas ( transmisión del parásito intestinal Dipylidium caninum por parte de la pulga), enfermedades como la ehrlichiosis, la babesiosis, hepatozoonosis, leishmaniosis, dirofilariosis, enfermedad de Lyme, etc.

No olvidemos que hay muchos más parásitos externos y que algunos cada vez aparecen en zonas donde antes no existían, tal es el caso de la thelaziosis o enfermedad del gusano del ojo, que afecta a los perros pero también puede afectar a las personas.

Junto a estos podemos citar los distintos tipos de sarnas como son la demodécica, la sarcóptica y la otodéctica (ácaros del oído), la cheiletielosis (caspa andante) y la pediculosis (piojos) entre otros.

Como vemos hay muchos tipos de parásitos externos que pueden afectar a nuestros perros y van a variar dependiendo de la zona en la que vivamos, por lo que es fundamental hablar con nuestro veterinario para que nos indique cuál es la mejor forma de prevenir o de tratar estos parásitos y más aún si vamos a ir a zonas en las que desconocemos los tipos de parásitos que pueda haber.

Algunas enfermedades afectan a nuestras mascotas pero otras son zoonosis ( enfermedades transmitidas por los animales al hombre) y pueden generar cuadros muy graves en las personas, sobre todo si están inmunodeprimidas ( personas con VIH, tratamientos inmunosupresores, etc.).

Las enfermedades que los ectoparásitos producen en la piel de nuestros perros: lesiones e infecciones secundarias tanto debidas a la picadura de los parásitos como a los cuadros de picor que producen, lo que hace que los perros se rasquen las zonas que pican y se provoquen lesiones importantes que pueden sufrir infecciones secundarias

Todas estas enfermedades que transmiten los ectoparásitos son graves. La sintomatología que pueden mostrar los animales afectados por ellas es variada y podemos encontrarnos con fiebre, apatía, anorexia, dolor articular y cojeras, problemas de sangrado, cuadros anémicos, problemas digestivos con vómitos y diarreas, problemas renales, etc.

A veces el diagnóstico es fácil si vemos la presencia de los parásitos en nuestro animal o sabemos que los han tenido en tiempo reciente. Otras veces es más complicado pues los síntomas pueden empezar a manifestarse tras varios meses ( caso de la leishmaniosis y la dirofilariosis, por ejemplo). De todas formas, en la clínica habrá que recurrir a realizar un examen general del perro o gato y luego proceder a realizar estudios complementarios ( analíticas de sangre y orina) para poder establecer un diagnóstico preciso del proceso que padece el animal.

Para evitar estos riesgos es más fácil el instaurar un tratamiento preventivo antes de que empiecen a proliferar los parásitos. Hay diversos métodos de tratamiento preventivo. Así tenemos productos que pueden utilizarse por vía dérmica ( collares, pipetas spot on, pulverizadores, baños, champús) y otros que se administran por vía oral ( comprimidos) y que son de más reciente uso.

SIEMPRE debe ser vuestro veterinario de confianza el que os recomiende el método de tratamiento que mejor se adapte a vuestra mascota y además, es IMPORTANTÍSIMO utilizar los productos autorizados para cada especie. Los productos para perro son para los perros y los de gatos son para los gatos. Ya hemos hablado en otros artículos de intoxicaciones debido al uso de productos que no están adecuados a una especie en concreto. El uso de unos productos o de otros va a depender del animal ( tipo de pelo, problemas dermatológicos, alergia a algún producto o material, ritmo de vida, facilidad de colocción o administración, etc.) y no de cuestiones estéticas ( muchas veces nos preguntan por el color de los collares antiparasitarios más que por su capacidad de protección).

PREVENIR las parasitaciones externas es PREVENIR enfermedades en nuestros animales y en las personas. La Prevención frente a los parásitos externos en perros y gatos DEBE ser un pilar básico de los cuidados que debemos realizar en nuestros animales.

Queremos aprovechar para recordaros que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) tenemos a vuestra disposición el Servicio de Urgencias 24 horas y nuestro teléfono de consulta, que aparece en nuestra página (tuveterinario.info), también operativo las 24 horas y donde podemos solucionar las dudas que os surjan sobre este o cualquier otro tema relacionado con la salud y cuidados de vuestras mascotas.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de tuveterinario.info

Comentar

Consecte libero id faucibus nisl tincidu. Magna etiam tempor orci lobor faculs lorem ipsum.

Instagram feed