¿Qué debe comer mi cachorro?

¿Qué debe comer mi cachorro?

¿Qué debe comer mi cachorro?

¿Qué debe comer mi cachorro? Vamos a empezar a hablar de la alimentación en nuestros animales y lo vamos a hacer dedicándonos a los cachorros. Para no alargar mucho los artículos lo haremos a lo largo de varios de ellos y,en artículos posteriores, nos dedicaremos a las siguientes etapas del desarrollo de nuestras mascotas.

¿Qué debe comer mi cachorro? Cuando un cachorro llega a casa, lo suele hacer ya destetado, es decir, alimentándose por sí mismo sin tener que recurrir a la leche materna. En ocasiones, debido a problemas en la salud de la madre ( falta de producción láctea, cirugías, hipocalcemias postparto, etc.), debemos recurrir a la alimentación de nuestros cachorritos con leche maternizada, administrada con biberón o con jeringa. Existen en el mercado varias marcas de este tipo de leche maternizada específica para perritos y cada una lleva explicada la forma de prepararse y la cantidad que hay que administrar en cada toma, que variará según la edad y peso que tenga el cachorro. Normalmente el número de tomas va a oscilar entre 8 la primera semana, con unas cantidades de 2 a 4 ml en cada una de ellas hasta las 4-5 tomas al mes de edad y una cantidad que rondará los 15 ml por toma. Esto son medias pues va a depender mucho de la raza de cada perro. No es igual el crecimiento en un Yorkshire, por ejemplo, que en un Gran danés.

Cuando nace un cachorro es muy importante que pueda acceder a la leche materna enseguida pues, durante las primeras 24 horas, la leche lleva un altísimo contenido proteico, donde van los anticuerpos que tiene la madre frente a diversas enfermedades y con los que los cachorros quedarán protegidos frente a esas enfermedades mientras se inicia su periodo de vacunación. Es lo que se conoce como calostro y lo ideal es que los cachorros lo puedan tomar. En caso negativo existen leches maternizadas que lo aportan y sería muy interesante el administrarlas a los cachorros si no han podido tomarlo de la madre. Una vez que los cachorros alcanzan el mes de vida se les puede empezar a introducir lo que se conoce como papillas de destete, las cuales irán acostumbrando a su tubo digestivo a una consistencia distinta del alimento y en dos a cuatro semanas ya podemos tener a nuestro cachorro comiendo una dieta seca sin mayores complicaciones.

En nuestra clínica aconsejamos la dieta seca para la alimentación de nuestros cachorros. Aunque cuando hablamos de pienso para animales la imagen que recibimos es la de unas bolas que deben resultar insulsas para nuestros animales, las dietas secas están perfectamente equilibradas y con todos los aportes necesarios para el buen desarrollo de nuestros animales, amén de que tienen un alto grado de palatabilidad. Para quien lo prefiera, existen otras formas de presentación del alimento para perros, la comida húmeda, que puede ser en forma de latas, patés, bocados, barras, etc.

Las casas fabricantes de alimentos para animales han evolucionado mucho en los últimos años y ya se producen alimentos que van destinados no sólo a determinadas edades (destete, cachoros, adultos, senior), sino que también los hay preparados para los diferentes tipos de razas ( miniatura, mediano, grande y gigante), incluso para ciertas razas en concreto. Es importante saber que los perros en desarrollo necesitan de aportes extra de minerales, vitaminas, etc. ya que se está formando su cuerpo. Una vez que alcanzan el pleno desarrollo ya sólo deben alimentarse para mantenerse, con la excepción de los perros que realizan actividades intensas como la cacería, agility, etc. que requieren también aportes extra.

En estas tempranas edades es cuando se debe acostumbrar a nuestros pequeños animales a este tipo de alimentación, prescindiendo de darle comida casera ni otros suplementos ( pan, embutidos, etc.). Los animales no son personas pequeñitas, con sus mismos gustos y apetencias y somos nosotros los que debemos alimentarlos lo más correctamente posible. Todo lo que vayan aprendiendo en estas edades será fundamental para el resto de sus vidas. Hay que dejar los premios para cuando los estemos educando (controlando la cantidad que se les ofrece para evitar aportar un exceso de calorías extra a la dieta) e intentar ser estrictos en el tipo de alimentación, cantidades y horarios de comida.

Una vez que empiezan a comer el pienso o la comida húmeda, nosotros aconsejamos repartir la cantidad diaria en tres tomas hasta los cuatro o cinco meses y después bajar el número a dos tomas hasta la edad adulta y, en ese momento, poner la comida a una hora determinada del día y punto. Esto no es así siempre pues aquí también influye la raza del perro, estado sanitario y forma de ingerir el alimento, actividad que realiza, etc.

En perros que comen de forma compulsiva, perros con tendencia a la obesidad, perros de razas gigantes que pueden tener predisposición a sufrir las temidas torsiones de estómago (de las que hablaremos más adelante), etc., aconsejamos repartir la dosis diaria en dos o tres tomas para llevar un mejor control. Como decía más arriba, cada perro es único y no debemos generalizar. Hay unas pautas estandarizadas y unas medidas que vienen en los envases de alimento, que lo que hacen es darnos una orientación sobre la cantidad de alimento que debe tomar un perro pero debemos adaptarla a cada caso en concreto.

Aprovechamos para recordaros que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) ponemos a vuestra disposición nuestro Servicio de Urgencias 24 horas, así como el teléfono de consulta que aparece en nuestra página (tuveterinario.info), también operativo las 24 horas para que podáis solucionar todas las dudas que os surjan sobre este o cualquier otro tema relacionado con la salud y cuidados de vuestros animales.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de tuveterinario.info

Post a Comment

Consecte libero id faucibus nisl tincidu. Magna etiam tempor orci lobor faculs lorem ipsum.

Instagram feed