¿Qué debe comer mi gato?

¿Qué debe comer mi gato?

¿Qué debe comer mi gato?

¿Qué debe comer mi gato? La alimentación es, junto a la realización de revisiones periódicas, un pilar básico de la salud de nuestros gatos.

¿Qué debe comer mi gato? Hace una semana dedicamos un artículo para hacer un avance sobre los que trataremos sobre la alimentación de nuestros animales y ese lo dedicamos a los perros. Hoy es el turno de hablar de la alimentación en otra de las especies que con más frecuencia nos acompañan en el hogar: nuestros queridos mininos. La alimentación es uno de los pilares básicos de la salud, tanto nuestra como de nuestros queridos compañeros.

Los gatos, al igual que los perros y que las personas, pasan por diferentes fases durante su desarrollo y en cada una de ellas sus requerimientos alimenticios van a ser distintos. En el desarrollo de un gato podemos encontrarnos con una fase neonatal, una fase de gatito, una fase adulta y una fase senil.

Cada una de las etapas del desarrollo de nuestros gatos va a tener diferentes requerimientos alimenticios pues, por ejemplo, no necesita lo mismo un gatito con un mes de edad, que está en pleno desarrollo, que un gato adulto, ya desarrollado y que lo que necesita es un mantenimiento.

En el caso de los gatos no hay esa gran diferencia racial existente en los perros y que iba a originar por ello diferencias dietéticas. Unas razas tienen un tamaño muy pequeño, las miniatura y otras, por el contrario, alcanzas tamaños muy considerables, caso de las razas gigantes, algo que no existe en el caso de los felinos domésticos.

En relación a las condiciones de vida, y ahora nos referimos al caso de los animales adultos, no es igual que un gato viva en un piso, teniendo un modo de vida completamente sedentario y que encima tenga la comida a su alcance sin tener que realizar ningún esfuerzo por conseguirla, a un gato que pueda salir al exterior, que viva con otros gatos, con los que juega y que, además tenga que realizar ejercicio a la hora de conseguir su alimento.

El gato sedentario, que probablemente esté castrado, va a ser candidato casi seguro al sobrepeso y/o a la obesidad, algo que con el tiempo dará lugar a la presentación de otras enfermedades tales comno diabetes, problemas articulares, etc.

Por último, también debemos tener en cuenta ciertos estados de los animales en los que sus necesidades van a ser especiales. En condiciones como son la gestación y el parto, recuperaciones tras cirugías de algún tipo, enfermedades endocrinas, enfermedades cardiacas, renales o hepáticas, enfermedades del aparato locomotor, etc. nuestros gatos van a tener unos requerimientos nutricionales especiales y que hay que tener muy en cuenta para el control de esos estados o de esas enfermedades.

En relación a cómo debe ser la alimentación de nuestros gatos, mucha gente nos pregunta si se pueden alimentar con comida casera. A lo largo de los años los gatos se alimentaban con las sobras de la comida de casa o con lo pudieran agenciarse mendigando por los alrededores de su hogar. A día de hoy el mundo de la nutrición de los animales de compañía está muy evolucionado y los alimentos están expresamente formulados para cada especie. Y ya no sólo es así sino que ya se va afinando y se preparan  los alimentos formulándolos para la raza en concreto que queramos alimentar.

Al ser los gatos animales carnívoros hay que tener cuidado con darles carne cruda o permitirles comer animales que ellos mismos cacen (ratones, pajarillos, etc.) ya que se pueden contraer enfermedades tales como la toxoplasmosis, enfermedad que además es una zoonosis (enfermedad transmisible a las personas) y que, por tanto, pone en riesgo la salud de nuestros gatos y, lo más importante, de las personas.

Los gatos son animales carnívoros,  y podríamos alimentarlos con una alimentación casera a base de carne. Como lo que estamos buscando es que nuestros gatos tengan la alimentación más equilibrada para ellos, la dieta casera siempre va a tener algún tipo de carencia, sobre todo de tipo vitamínico o mineral y, aunque parezca algo sin importancia, sí que la tiene. No debemos olvidar que en el último cuarto de siglo la esperanza de vida media de nuestros gatos ha mejorado en dos años ( lo que es mucho tiempo en la vida de nuestros gatos) y en ello ha influido en un alto grado la alimentación que están recibiendo.

Los gatos son animales cazadores que se caracterizan por cazar pequeñas piezas y de este modo su alimentación suele hacerse en varias tomas al día (10-15 tomas), algo que también dependería del tamaño de sus presas. De esta forma, buscando sus presas y desplazándose para ello, realizan ejercicio y no se alimentan hasta la saciedad, algo que sí que pueden hacer cuando les dejamos los comederos llenos de comida a su disposición durante todo el día.

A día de hoy existen numerosas marcas de comida para gato. Hay dietas húmedas (latas, barras, bocaditos, mousse, patés, etc.) y dietas secas (lo que habitualmente conocemos por pienso). Tanto las dietas húmedas como las secas están formuladas expresamente para los gatos pero tanto unas como otras tienen diferentes calidades, algo que siempre debemos tener en cuenta si queremos darle a nuestros gatos la mejor alimentación posible ( siempre dentro de nuestras posibilidades).

Si somos de los que nos fijamos en las etiquetas de lo que compramos podemos ver que que no hay mucha diferencia en los porcentajes de los nutrientes más importantes tales como las proteinas, grasas e hidratos de carbono entre unas dietas y otras. La diferencia va a radicar en su calidad biológica. Cuanto mejor sea esa calidad mejores serán esos componentes y mejor podrán ser utilizados por nuestros gatos.

En relación a los componentes tales como los minerales y vitaminas, además de otros aportes específicos, debe ser nuestro veterinario el que nos explique si están en las cantidades adecuadas pues eso ya es algo más complejo de conocer por los propietarios de gatos.

En definitiva, como primera toma de contacto con este tema sólo queremos que quede claro que los gatos deben comer dietas preparadas para ellos; que hay varios tipos de dietas, tanto húmedas como secas, cada cual con sus ventajas e inconvenientes; que existen varias gamas de alimentos para gatos con diferentes calidades y que, normalmente, a mayor calidad, mejor alimentado está nuestro gato.

Lo que sí debemos evitar, si es posible, es darles alimentación casera, premios no adecuados para ellos y cualquier cosa que haga que no estén bien alimentados o que aparezcan procesos gastroentéricos o favorezcan el desarrollo de sobrepeso y obesidad.

En artículos posteriores iremos desarrollando estos temas adaptándolos a las distintas edades y situaciones que puedan tener nuestros gatos.

Aprovechamos para recordaros que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) ponemos a vuestra disposición nuestro Servicio de Urgencias 24 horas, así como el teléfono de consulta que aparece en nuestra página (tuveterinario.info), también operativo las 24 horas para que podáis solucionar todas las dudas que os surjan sobre este o cualquier otro tema relacionado con la salud y cuidados de vuestros animales.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de tuveterinario.info

Post a Comment

Consecte libero id faucibus nisl tincidu. Magna etiam tempor orci lobor faculs lorem ipsum.

Instagram feed