Cómo quitarle una garrapata a un perro.

Cómo quitarle una garrapata a un perro. Ya está entrando el verano y la temperatura favorece la presencia de estos peligrosos parásitos tanto para nuestros perros como para nosotros.

Cómo quitarle una garrapata a un perro. Ya está entrando el verano y la temperatura favorece la presencia de estos peligrosos parásitos tanto para nuestros perros como para nosotros. En estos día son muchos los cuidadores de perros que nos llaman o acuden a la clínica para quitarle alguna garrapata a sus perros y creemos que es muy importante el saber cómo hacerlo ya que, de no hacerlo de la manera adecuada, se puede favorecer la aparición de determinadas enfermedades.

No nos cansaremos de decir que lo mejor es tener una buena prevención frente a los ectoparásitos, no sólo frente a estos que estamos tratando, las garrapatas, sino también frente a las pulgas, mosquitos, moscas, piojos etc.

No debemos olvidar que los ectoparásitos no sólo se producen lesiones por su picadura sino que pueden ser transmisores de enfermedades muy graves TANTO PARA NUESTROS PERROS COMO PARA NOSOTROS. Sí, recordad que los ectoparásitos y entre ellos las garrapatas, pueden transmitir enfermedades a los seres humanos y que, en ocasiones, pueden tener graves consecuencias.

Desgraciadamente, a día de hoy, no hay ningún producto antiparasitario que proteja al 100% a nuestros perros, pero se acercan mucho a esa cifra. Con el uso de los productos antiparasitarios en nuestros perros prevenimos frente a la picadura de estos parásitos y la transmisión de estas enfermedades ( ehrlichiosis, ricketsiosis, hepatozoonosis, borreliosis, babesiosis, anaplasmosis, hepatozoonosis, fiebre hemorrágica Crimea-Congo, etc.).

Para que se produzca la transmisión de estas enfermedades, el parásito (garrapata) debe picar y permanecer un periodo de tiempo de más de 24 horas para poder introducir los agentes infecciosos en el torrente circulatorio de nuestro perro o de la persona picada por la garrapata. Los agentes infecciosos se localizan en las glándulas salivares de la garrapata y de ahí, cuando pican para alimentarse, pasan al perro o a la persona, requiriendo para ello ese periodo de tiempo.

Los agentes antiparasitarios consiguen evitar que la garrapata pique o que llegue a inocular los agentes infecciosos pues su muerte se produce antes de conseguirlo. Por eso es importantísima la prevención de la picadura con el uso de los productos que hay a nuestra disposición y sobre la que deberéis consultar con vuestro veterinario.

En el caso de que un perro tenga alguna garrapata adherida, use o no productos antiparasitarios, debemos tener mucha precaución al intentar extraerla. Olvidando esa leyenda urbana que dice: » un familiar o un conocido de mi amigo estuvo muy enfermo porque una garrapata se le metió dentro de la piel», debemos tener muy claro que las garrapatas no se introducen dentro de la piel sino que se fijan a ella mediante un mecanismo de anclaje bastante resistente. Si intentamos extraerla dando un tirón del cuerpo de la garrapata pueden suceder varias cosas las cuales comportan una serie de riesgos tanto para el perro como para la persona que lo hace.

Al tirar de la garrapata presionamos sobre su cuerpo y podemos favorecer la salida de los agentes infecciosos hacia nuestro perro. También puede ocurrir que, debido a la fuerza que realizamos se rompa la garrapata dejando la cabeza pegada al cuerpo de nuestro perro y no nos demos cuenta y, además del riesgo de infección que hay, la cabeza actúe como un cuerpo extraño ( como si fuera, por ejemplo, una espina) y provoque una reacción piogranulomatosa más o menos intensa. Si, además, nosotros tenemos alguna lesión en la piel de los dedos con los que arrancamos la garrapata, los agentes infecciosos pueden afectarnos a nosotros provocando una grave enfermedad.

Tampoco debemos utilizar productos tales como el alcohol o similares para echarlos sobre la garrapata para que se muera y luego quitarla ya que puede provocar su contracción y que con ello haya expulsión de agentes infectantes hacia el organismo de nuestro perro.

Para quitar las garrapatas adheridas a la piel de nuestros perros podemos recurrir al uso de productos antiparasitarios de efecto rápido, tanto por vía oral como de uso en baños, pipetas, etc., o podemos recurrir a su extracción utilizando las pinzas que hay para tal fin y que evitan dejar parte del cuerpo de la garrapata adherida a nuestro perro. Si no tenemos estas pinzas especiales podemos utilizar unas normales pero, siempre cogiendo a la garrapata desde la zona de la cabeza, bien pegados a la piel para evitar dejar fragmentos de la garrapata.

Una vez que eliminamos las garrapatas veremos que hay una zona inflamada, donde se ha producido la picadura, y que es más o menos marcada dependiendo de cada perro. En esa lesión podemos poner un antiséptico como la povidona yodada o la clorhexidina, un par de veces al día durante unos días y eso debe ser suficiente para evitar la infección de la picadura.

RECORDAD que la prevención es lo más importante y que con ello evitamos muchas complicaciones. El uso de los productos antiparasitarios no protege al 100% pero, y creo que estaréis conmigo, que si en vez de picarle cien garrapatas a nuestro perro le pican sólo una o dos, el riesgo se reduce muchísimo.

Aprovechamos para recordaros que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) ponemos a vuestra disposición nuestro Servicio de Urgencias 24 horas así como el teléfono de consulta que aparece en nuestra página (tuveterinario.info), también operativo las 24 horas y donde podéis consultar todas las dudas que os surjan sobre este o cualquier otro tema relacionado con la salud y cuidados de vuestros animales.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de tuveterinario.info

Post a Comment

Consecte libero id faucibus nisl tincidu. Magna etiam tempor orci lobor faculs lorem ipsum.

Instagram feed