Mi perro ha comido veneno.

Mi perro ha comido veneno.

Mi perro ha comido veneno. ¡Mi perro ha comido veneno! Esta es una frase que escuchamos muy a menudo en la clínica. El riesgo de ingerir productos nocivos es grande en nuestros queridos perros debido, en parte, a su carácter curioso.

Mi perro ha comido veneno. Nuestros perros están muy expuestos a sufrir problemas de envenenamiento o de intoxicación debido a que son animales, por naturaleza, bastante curiosos, lo que hace que se expongan con frecuencia al riesgo de sufrir envenenamiento por múltiples sustancias tóxicas o nocivas.

Hay muchos productos que pueden ser causa de envenenamiento en nuestros perros. Entre ellos podríamos nombrar los siguientes: insecticidas (tanto aplicados directamente en ellos como en el ambiente); herbicidas; molusquicidas; raticidas; productos para el hogar; productos para los automóviles (anticongelante, gasolina, etc.); medicamentos de uso animal o de uso humano; ciertos alimentos; plantas ornamentales y setas venenosas; etc.

Como podemos apreciar hay una gran variedad de sustancias que pueden provocar envenenamiento en nuestros perros. En unos casos podemos darnos cuenta de cuál es el agente con el que ha podido contactar o que ha podido ingerir nuestro perro, pero en otras ocasiones no sabemos cuál ha podido tomar o, incluso, no sabemos si lo ha tomado.

Cada uno de estos agentes tóxicos o venenos pueden actuar de diferente forma en el perro y así pueden aparecer cuadros de tipo gastrointestinal ( con vómitos y diarreas); cuadros neurológicos ( debilidad, incoordinación, convulsiones, etc.); cuadros respiratorios ( dificultad respiratoria, hipoxia, asfixia, edema de pulmón, etc.); Cuadros cardíacos (arritmias); cuadros hemorrágicos; cuadros de fallo renal o hepático agudos; etc.

Vemos que hay una gran variedad de sustancias tóxicas y también gran variedad de síntomas que pueden manifestarse en nuestros perros por lo que muchas veces es muy difícil llegar a saber cuál es la causa precisa del envenenamiento.

¿Qué hacemos ante la sospecha de un envenenamiento en nuestro perro? Lo primero que debemos hacer es evitar que siga expuesto al mismo. Una vez que hemos hecho esto debemos contactar con urgencia con nuestro veterinario, exponerle el caso y seguir las indicaciones que nos da para hacer antes o durante el trayecto a la clínica. Hay que intentar evitar perder un tiempo que, en muchas ocasiones, puede ser vital para nuestro perro.

Si el perro  está comiendo algo, quitar de la boca lo que tenga; si está inhalando un tóxico hay que llevarlo a un lugar ventilado; si el tóxico ha entrado en contacto con los ojos hay que lavarlos con agua abundante; si el tóxico ha contactado con la piel hay que bañar inmediatamente al perro.

Si el perro ha ingerido un tóxico, hay que hacerlo vomitar, siempre y cuando no esté contraindicado (hay sustancias irritantes que pueden dañar mucho la mucosa gástrica y que contraindican el producir el vómito). Para hacer vomitar al perro podemos utilizar, por ejemplo, agua oxigenada al 3% y dar 1,5 ml por kilogramo de peso del perro. Hay otros productos pero no están muy recomendados tales como son la sal común y el jabón líquido para vajilla pero nosotros nos decantamos por el uso del agua oxigenada.

Una vez que lleguemos a la clínica será el veterinario el que seguirá con el protocolo pertinente para cada tipo de intoxicación y que va a depender del producto tóxico, de la dosis, del propio animal y del estado en que este se encuentre.

Es importante que, si tenemos sospecha o la certeza de intoxicación en nuestro perro por algún medicamento, planta o producto, podamos llevar una muestra y/o el prospecto de dicho producto al veterinario para poder saber con más certeza a lo que se enfrenta.

En algunos casos las intoxicaciones son leves pero en otras son muy graves y ponen en riesgo la vida de nuestros animales por lo que pueden requerir su internamiento durante unos días.

Recordad que lo más importante es la prevención y que, por ello, debemos mantener los productos tóxicos alejados de nuestros perros tal y como hacemos con los niños pequeños, guardando los medicamentos y productos potencialmente tóxicos en armarios o estantes fuera de su alcance y, mejor, cerrados con llave.

Aprovechamos para recordaros que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) ponemos a vuestra disposición nuestro Servicio de Urgencias 24 horas, así como el teléfono de consulta que aparece en nuestra página (tuveterinario.info), también operativo las 24 horas para que podáis solucionar todas las dudas que os surjan sobre este o cualquier otro tema relacionado con la salud y cuidados de vuestros animales.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de tuveterinario.info

Post a Comment

Consecte libero id faucibus nisl tincidu. Magna etiam tempor orci lobor faculs lorem ipsum.

Instagram feed