Dolor de cadera en perros pequeños.

Dolor de cadera en perros pequeños. El dolor y la cojera que aparece en la cadera de perros de razas pequeñas y miniatura, sobre todo a edades tempranas, se puede deber a una enfermedad típica de ellas que se conoce como necrosis avascular de la cabeza del fémur o enfermedad de Legg-Perthes-Calvé.

Dolor de cadera en perros pequeños. En las razas pequeñas y miniatura puede presentarse dolor de cadera y cojera de la pata afectada. En muchas ocasiones se trata de una enfermedad típica de estas razas y que se conoce como necrosis avascular de la cabeza del fémur o enfermedad de Legg- Perthes- Calvé.

En esta enfermedad que estamos comentando se produce una necrosis de la cabeza y cuello del fémur en cuyo origen parecen estar implicados procesos de tipo endocrino, vascular, traumático, infeccioso, genético, etc. El caso es que al final hay falta de aporte sanguíneo en esas estructuras y se altera la producción ósea pero no la de cartílago. El hueso afectado está muy debilitado y aparecen fracturas patológicas y una alteración en la congruencia de la articulación, que poco a poco va evolucionando a procesos degenerativos (osteoartrósicos).

Esta enfermedad es característica de razas pequeñas y miniaturas como los Yorkshire terriers, Chihuahua, Pomerania, etc., puede presentarse tanto en los machos como en las hembras jóvenes ( antes del año de edad) y, normalmente, afecta a una sola extremidad.

Aparece dolor en la cadera del miembro afectado del perro, que puede ser desde una cojera leve que va aumentando con el tiempo hasta la presentación de una cojera o claudicación repentina. Hay dolor de la cadera del perro al movilizarla y puede haber cambios de comportamiento (agresividad) debido a la presencia del dolor.

Cuando el perro llega a la clínica debido a la presentación de la cojera, se realiza su examen general y la exploración de los miembros posteriores buscando el origen del dolor. Una vez localizado se procede a realizar un estudio radiográfico ( que a veces requiere sedación debido al gran dolor que hay) para poder visualizar el estado de las estructuras afectadas y emitir un diagnóstico.

Una vez que confirmamos la presencia de la enfermedad hay que decidir el tratamiento que se va a utilizar en cada caso en concreto. En fases muy precoces de la enfermedad se puede instaurar un tratamiento antiinflamatorio, analgésico, condroprotector y restricción de ejercicio, pero muchas veces es inefectivo para la curación de la enfermedad y hay que recurrir al tratamiento quirúrgico.

El tratamiento quirúrgico de esta enfermedad consiste en la resección (extirpar) de la cabeza y cuello del fémur afectado. Cuando se realiza esta técnica, se produce un proceso fibrótico en la zona creando como una falsa articulación que, debido al escaso peso que normalmente tienen los perros afectados, permite que desarrollen una vida completamente normal. Si no se realiza este tratamiento, el proceso degenerativo que padece el perro llevará a un a cojera permanente que alterará, por supuesto, la calidad de vida de nuestro perro pues es un proceso crónico que CURSA CON DOLOR.

Aprovechamos para recordaros que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada), tenemos a vuestra disposición nuestro Servicio de Urgencias 24 horas y el teléfono de consulta que aparece en la página tuveterinario.info, teléfono que también está operativo las 24 horas para solucionar las dudas que tengáis sobre este o cualquier otro tema relacionado con la salud y cuidados de vuestros animales.

Manuel Olivares Martín, veterinario dela Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de tuveterinario.info

Post a Comment

Consecte libero id faucibus nisl tincidu. Magna etiam tempor orci lobor faculs lorem ipsum.

Instagram feed