¿Cuál es la temperatura normal de un gato?

¿Cuál es la temperatura normal de un gato?

¿Cuál es la temperatura normal de un gato?

¿Cuál es la temperatura normal de un gato? Es importante conocer la temperatura normal de nuestro gato para saber si está alta o baja, lo que indica que algo está ocurriendo.

¿Cuál es la temperatura normal de un gato? Nuestros gatos, al igual que nosotros, tenemos una temperatura corporal establecida, que viene dada por el funcionamiento de nuestros organismos.

En ocasiones, la temperatura se altera, tanto por encima como por debajo de sus valores normales y eso se debe a diversas circunstancias, alguna de las cuales puede poner en riesgo la vida de nuestros gatos.

La temperatura normal de un gato suele oscilar entre 38 y 39ºC.  En los gatitos recién nacidos va a ser más baja (34,5- 36ºC) debido a que aún no pueden regular su temperatura, por lo que es muy importante que estén con la madre, ya que ella les aporta calor.

Lo ideal sería conocer cuál es la temperatura habitual de nuestros gatos. Como hemos comentado más arriba, los valores oscilan entre 38 y 39ºC. Cuando la temperatura se eleva por encima de su valor medio decimos que hay una hipertermia. Si baja de ese valor medio hablamos de hipotermia.

Un aumento de temperatura por encima de los valores normales de nuestros gatos se pueden deber a varios motivos. Así podemos citar como causas de hipertermia los procesos infecciosos, procesos inflamatorios, procesos neoplásicos, problemas neurológicos, etc.

La mayoría de las personas tienen asociado el aumento de la temperatura con la fiebre, y eso no es así, ya que como hemos visto hay muchas causas de elevación de la temperatura.

Cuando la causa de la elevación de temperatura es por un proceso infeccioso, aparece lo que se llama el cuadro febril, en el que esa elevación de la temperatura se acompaña de otros síntomas como disminución o pérdida del apetito, debilidad, apatía, dolor muscular o articular.

No olvidemos que hay una causa de elevación de la temperatura a la que ya hemos dedicado otros artículos que es el temido golpe de calor y que constituye una urgencia ya que pone en riesgo la vida de nuestros gatos.

En el lado contrario tenemos cuando la temperatura media de nuestros gatos baja, lo que se conoce por hipotermia, y que también tiene varias causas como por ejemplo los gatitos que no reciben calor de la madre o de manera artificial. También se presenta debido a la exposición a bajas temperaturas ambientales. Otra causa es la presencia de un schock hemorrágico o un schock séptico. La hipotermia también puede ser muy grave y poner en riesgo la vida de nuestros gatos.

La temperatura se debe medir con un termómetro y se hace colocándolo en el ano. Lo ideal es conocer cuál es la temperatura normal de nuestro gato en condiciones normales para así poder valorar más fácilmente cuándo se produce una alteración de la misma, lo que nos puede alertar de forma temprana de que algo no funciona bien.

Hay quien se fija en la nariz del gato para saber si hay fiebre (se ve reseca y caliente) o quien toca las orejas para ver si están más calientes de lo normal. Esto en ocasiones puede ayudar, pero lo ideal es medir la temperatura con el termómetro y mejor si es de medición rápida ya que en ocasiones los gatos son «un poco» dífíciles de manejar para poder tomar bien la temperatura sin riesgo para ellos ni para quien la toma.

Aprovechamos para recordaros que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) ponemos a vuestra disposición nuestro Servicio de Urgencias 24 horas, así como el teléfono de consulta que aparece en nuestra página (tuveterinario.info), también operativo las 24 horas para que podáis solucionar todas las dudas que os surjan sobre este o cualquier otro tema relacionado con la salud y cuidados de vuestros animales.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de tuveterinario.info

Post a Comment

Consecte libero id faucibus nisl tincidu. Magna etiam tempor orci lobor faculs lorem ipsum.

Instagram feed