Los animales no son juguetes.

Los animales no son juguetes.

Los animales no son juguetes.

Los animales no son juguetes. Ya llega la Navidad y con ella la época de los regalos. Entre los juguetes más demandados por nuestros hijos a Papá Noel o a los Reyes Magos hay uno que destaca: una mascota.

Los animales no son juguetes. Nos encontramos ya inmersos en esa época del año en la que todos disfrutamos o deberíamos disfrutar con nuestras familias: la Navidad. En esta época nuestros niños se dedican a escribir sus cartas a Papá Noel o a los Reyes Magos pidiéndoles todo tipo de regalos.

Entre los regalos más demandados por nuestros hijos hay uno que destaca por la importancia que conlleva: las mascotas.

A nadie le gusta quitar la ilusión que tiene un niño por hacerse con esa mascota con la que lleva soñando tanto tiempo, pero es un tema de gran trascendencia por toda la responsabilidad que conlleva el cuidado de un animal.

Cuando nuestros hijos piden un perro, un gato o cualquier otra mascota debemos tener en cuenta una serie de cosas que vamos a enumerar ya que del cumplimiento de esas recomendaciones va a derivar el que podamos disfrutar de nuestro nuevo amigo o que se convierta en un auténtico problema para nosotros y en un probable candidato a terminar en un refugio o, en el peor de los casos, abandonado en la calle.

Si nuestros hijos quieren un animal debemos tener presente lo siguiente:

Debemos tener un elevado grado de certeza de que nuestros hijos se van a responsabilizar del cuidado del animal (dentro de sus posibilidades) y que, en su defecto, lo vamos a hacer los padres. Quizás a alguno esto le pueda parecer una tontería pero es algo que se ve todos los días. En la clínica vienen muchos padres quejándose de que son ellos los que tienen que encargarse de los cuidados de la mascota cuando esa responsabilidad la debiera asumir quien pidió ese regalo. Si no vamos a estar dispuestos a asumir que, en muchísimos casos, somos los padres los que vamos a tener que encargarnos de nuestra mascota, mejor es decirle a Papá Noel o a los Reyes Magos que prescindan de traérnosla a casa.

Si en casa hay alguien que padece algún tipo de alergia al pelo o plumas de los animales es aconsejable tener otro animal que no provoque esos cuadros de alergia. Por mucho que un niño quiera un perro, un gato, etc., su salud está por encima de eso y puede verse agravada si nos empeñamos en permitir que haya un animal en casa que provoque esa alergia (los cuadros asmáticos, por ejemplo, pueden ser muy severos y requerir tratamiento urgente).

El cuidado de los animales requiere poder dedicarles tiempo cada día. En el caso de los perros debemos sacarlos a pasear para que hagan ejercicio y hagan sus necesidades. NO se debe tener animales como, por ejemplo, un perro, para tenerlo todo el día encerrado solo en casa pues eso va a afectar a su calidad de vida y a su salud( problemas de tipo psicológico tales como ansiedad, heridas autoinducidas, obesidad, etc.).

El control de la salud de nuestros animales conlleva un gasto en alimentación, desparasitaciones periódicas, vacunaciones, identificación, residencias, etc. que debemos tener claros antes de tener al animal. No puede ser el encapricharnos en tener un animal si después no vamos a poder cuidarlo tal y como se debe y merece.

– Hay animales que no son para interactuar con ellos tales como los peces, algunos pájaros, iguanas, erizos, tortugas y muchos más. Es importante tenerlo claro para no llevarse a engaño pues no nos van a aportar lo mismo que, por ejemplo, los perros y gatos, aunque tienen otros alicientes. No debemos olvidar que estos animales también requieren sus cuidados y que son importantísimos ( un cambio de temperatura, de pH del agua de una acuario, etc. puede hacer que en cuestión de horas nos quedemos sin peces, por ejemplo).

Estas creo que son las consideraciones más importantes a tener en cuenta. Si no lo pensamos bien es posible que al final nuestra mascota se convierta en una carga para la familia y eso es injusto para el animal. Los animales, cuando los tenemos, deben recibir de nuestra parte los cuidados, atenciones y cariño que se merecen. Están para disfrutar con ellos y que ellos disfruten con nosotros. Debe ser algo recíproco y es lo que hace tan grata la tenencia de animales.

Cuando no se cumple eso y los animales se convierten en una carga es muy probable que al final terminen en un refugio, en una protectora o, en el peor de los casos, abandonados. No olvidemos que son muchos los miles de animales que se abandonan cada año en nuestro país y que tienen un triste final.

Tampoco debemos olvidar que un animal abandonado supone graves riesgos tales como accidentes de circulación para evitar atropellos; ataques a otros animales o a las personas debido a situaciones de miedo, hambre, etc.; alteración del medio ambiente debido a la extensión de especies invasoras ( ciertas especies de tortugas, aves, etc. que compiten con las especies autóctonas y las desplazan o llevan a su extinción); etc.

Teniendo todo esto muy claro, adelante. No hay muchas cosas en el mundo que puedan comparase y ser tan gratificantes como compartir la vida con una mascota, que nos dará todo su afecto y estará a nuestro lado en los buenos y malos momentos haciéndonos más llevadero el día a día y ver cómo nuestros hijos disfrutan y aprenden el respeto que deberán tener siempre por todos los seres vivos.

Aprovechamos para recordaros que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) ponemos a vuestra disposición nuestro Servicio de Urgencias 24 horas, así como el teléfono de consulta que aparece en nuestra página (tuveterinario.info), también operativo las 24 horas para que podáis solucionar todas las dudas que os surjan sobre este o cualquier otro tema relacionado con la salud y cuidados de vuestros animales.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de tuveterinario.info

Post a Comment

Consecte libero id faucibus nisl tincidu. Magna etiam tempor orci lobor faculs lorem ipsum.

Instagram feed