Mi gato tiene tos.

SAM_0516                            MI GATO TIENE TOS

Si mi gato tiene tos, se puede deber a diferentes causas.

Es bastante frecuente que esta sea la primera frase que escuchamos cuando un gato viene de visita a la clínica:» Hola, vengo porque mi gato tiene tos«. Con esto quiero decir que la tos en nuestros gatos es un síntoma bastante corriente, que no es lo mismo que decir que la tos es una enfermedad.

La tos en el gato es un síntoma que puede deberse a diversos procesos, respiratorios (afecciones en vías aéreas altas o bajas), cardiacos o neurológicos, pero, cuando una persona viene a la clínica y dice que mi gato tiene tos, debe salir de ella sabiendo cuál es el origen de esa tos.

La tos puede ser aguda (horas, pocos días) o crónica (semanas o más tiempo incluso). Entre las posibles causas de tos podemos citar: los procesos irrititativos de las vías aéreas, procesos infecciosos, broncoconstricción (asma), cuerpos extraños en vías aéreas, neoplasias, afecciones en la pleura, acúmulo de líquido en vías aéreas (edema), inhalación de gases irritantes, etc.

Un golpe de tos aislado, repentino y sin continuidad no tiene mayor significación pero, si la tos se continúa en el tiempo, debemos llegar al diagnóstico del problema para solucionarlo rápido. Cuando un gato tiene tos, debe intentar llegarse al origen de esa tos. El veterinario debe explorar al animal, no sólo el aparato respiratorio, y realizar las pruebas pertinentes ( radiología, ecografía, analítica, etc.) para llegar al diagnóstico del caso y poner el tratamiento oportuno.

No consiste en tratar sólo el síntoma, que es la tos, instaurando un tratamiento antitusígeno (que puede ser contraproducente según los casos), sino que hay que tratar la enfermedad que está originando que se produzca la tos. Por ejemplo, si un gato tiene tos debido a la presencia de un cuerpo extraño en vías aéreas, mientras no se extraiga ese cuerpo extraño no vamos a solucionar la tos por muchos medicamentos que le recetemos y además estamos corriendo el riesgo de que se instaure, por ejemplo, una neumonía cuyo resultado puede ser fatal.

Una vez que se ha llegado al diagnóstico del proceso, ya sí podremos instaurar un tratamiento específico para tal proceso y para tratar la tos que presenta nuestro gato, si ello es procedente. Según el caso, se recetarán antibióticos, antiinflamatorios, mucolíticos, expectorantes, corticoides, vasodilatadores, cirugía, etc. Como vemos hay un amplio arsenal terapéutico que se puede usar cuando un gato tiene tos, pero cada uno tiene una utilidad distinta.

Nosotros, en la Clínica veterinaria OLIVARES, en Granada, tenemos a vuestra disposición nuestro servicio de urgencias y de consulta telefónica las 24 horas para atender este tipo de problemas o cualquier otra duda que os pueda surgir sobre la salud de nuestros animales.

En artículos posteriores iremos ampliando este tema de la tos en el gato viendo con más detalle alguna de las enfermedades que originan que el gato tenga tos.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES, en Granada, y de tuveterinario.info

 

Comentarios

Comentar

Consecte libero id faucibus nisl tincidu. Magna etiam tempor orci lobor faculs lorem ipsum.

Instagram feed