Mi perro tiene otitis.

Mi perro tiene otitis.

Mi perro tiene otitis.

Mi perro tiene otitis. Las afecciones de los oídos son motivo frecuente de visita a la clínica veterinaria.

Mi perro tiene otitis. Las afecciones de los oídos son muy frecuentes en los perros y es por ello que son motivo de visita a la clínica veterinaria.

Muchos propietarios de perros consideran la otitis como una enfermedad en sí y nos preguntan qué tratamiento les podemos recomendar para tratar a sus perros sin que los hayamos visto.

La otitis es una afección del oído que cursa con inflamación y dolor a parte de otra sintomatología que va a depender de la causa de la otitis.

En las otitis nos podemos encontrar con unas causas primarias de las mismas, tales como son las parasitarias, las debidas a hipersensibilidad, las debidas a cuerpos extraños y traumatismos, desórdenes queratoseborreicos, enfermedades neoplásicas y enfermedades autoinmunes.

Hay diversos tipos de parásitos que podemos encontrar en los oídos de nuestros perros ( Otodectes, Neotrombicula y garrapatas), siendo los más frecuentes los Otodectes.

Entre las debidas a hipersensibilidad tenemos la atopia, alergia alimentaria, alergia de contacto.

Entre los cuerpos extraños destaca, sobre todo en esta época, la presencia de espigas de gramíneas en el conducto auditivo externo.

En los desórdenes queratoseborreicos tenemos los que pueden ser primarios como la seborrea idiopática o secundarios a enfermedades como, por ejemplo, el hipotiroidismo.

En las neoplasias podemos citar las que afectan a las glándulas ceruminosas del conducto auditivo externo.

En las enfermedades autoinmunes podemos citar el pénfigo entre otras.

También debemos citar lo que se denominan causas predisponentes, que no son de por sí el motivo de la otitis sino que pueden favorecer su aparición. Entre ellas podemos citar las siguientes: La conformación del pabellón auricular, pues las orejas largas y caídas dificultan la buena aireación del conducto. También está el factor climático pues el exceso de humedad y alta temperatura, perros que se bañan a menudo, etc. puede favorecer la aparición de otitis.

También existen unas causas secundarias de otitis, las cuales contribuyen cuando ya hay una alteración previa del oído. Así podemos citar las infecciones bacterianas, por hongos y levaduras. En todos los oídos hay siempre una flora habitual pero esta se multiplica cuando hay alteraciones previas y también puede haber infección por agentes ajenos a la flora habitual.

Por último hay unas causas perpetuantes que dan lugar a la cronificación de las otitis y aquí podemos citar la estenosis del conducto por hiperplasia, fibrosis y calcificación; las alteraciones de la membrana timpánica; afecciones del oído medio; etc.

Viendo todo lo expuesto nos daremos cuenta de que cada afección del oído tiene un tratamiento distinto por lo que no existe un medicamento mágico para tratar todas las afecciones óticas. También es cierto que no sólo hay que tratar una infección del oído pues ya hemos visto que el problema de base es, por ejemplo, una atopia.

A veces nos encontramos con afecciones del oído como es el caso del hematoma auricular u otohematoma, en el que aparece un abultamiento relleno de líquido y que hace que la oreja caiga por el peso del mismo. Este hematoma se produce, entre otras cosas, debido al traumatismo que se produce el perro al sacudir la cabeza o al rascarse debido al picor o a la molestia que tiene en el oído. En este caso si tratamos el hematoma pero no tratamos la causa que lo ha producido no vamos a terminar de solucionar nunca el problema.

Es por esto que ante una afección del oído de nuestros perros acudamos a nuestro veterinario, el cual debe realizar una buena exploración, no solo del oído sino general pues ya hemos visto que hay enfermedades sistémicas tales como la atopia, alergia alimentaria, enfermedades autoinmunes, etc. que están entre las causas primarias de otitis.

Las afecciones de los oídos pueden ser sumamente dolorosas y en ocasiones requieren la sedación e incluso anestesia del paciente para realizar una buena exploración, toma de muestras diagnósticas (citologías), extracción de cuerpos extraños, limpieza del canal, etc.

Una vez que se llega al diagnóstico del problema se recurre a instaurar el tratamiento pertinente, que será multimodal pues atañe a todas las causas que hemos citado con anterioridad. No vale tratar una infección por levaduras si no tratamos la atopia que la ha favorecido, etc.

Por último recalcar algo MUY IMPORTANTE y que es un error que se comete con muchísima frecuencia. En un perro sano NUNCA se deben arrancar los pelos que hay en el oído externo (tanto pabellón como conducto) pues no se va a prevenir la aparición de otitis y que puede ser la causa de la aparición de una debido al traumatismo que se produce al realizarla. Así que cuando llevéis a vuestros perros a la peluquería debéis recordarle al peluquero que prescinda de realizar esa acción que sigue siendo tan común hoy en día.

Aprovechamos para recordaros que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) ponemos a vuestra disposición nuestro Servicio de Urgencias 24 horas, así como el teléfono de consulta que aparece en nuestra página (tuveterinario.info), también operativo las 24 horas para que podáis solucionar todas las dudas que os surjan sobre este o cualquier otro tema relacionado con la salud y cuidados de vuestros animales.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de tuveterinario.info

Post a Comment

Consecte libero id faucibus nisl tincidu. Magna etiam tempor orci lobor faculs lorem ipsum.

Instagram feed