Mi perro tiene un conducto arterioso persistente.

Mi perro tiene un conducto arterioso persistente.

Mi perro tiene un conducto arterioso persistente.

Mi perro tiene un conducto arterioso persistente. Esta es una de las patologías congénitas más frecuentes del corazón de nuestros perros.

Mi perro tiene un conducto arterioso persistente. Empezamos a hablar sobre las enfermedades del corazón de nuestros animales y lo hacemos tratando sobre enfermedades congénitas.

El conducto arterioso persistente es un conducto que se forma durante el desarrollo embrionario del corazón. Este conducto se establece entre la bifurcación de la arteria pulmonar en sus dos ramas y la arteria aorta. Este conducto se debe cerrar en el momento del nacimiento del perro ( primeras horas de vida) y cuando no lo hace nos encontramos con este proceso, el conducto arterioso persistente.

Esta enfermedad se da en perros de razas tales como las miniatura, el Pastor alemán, Collie, Yorkshite terrier, etc. y parece que es en las hembras donde se da más habitualmente. Ya hemos comentado que es una de las enfermedades congénitas más frecuentes del corazón de nuestros perros y es una enfermedad hereditaria.

En esta enfermedad se produce el paso de la sangre de la arteria aorta a la pulmonar y se origina un aumento de flujo a esos niveles que acaba originando la dilatación de la aurícula izquierda y del ventrículo izquierdo. Si aumenta mucho la presión de los vasos pulmonares puede ocurrir que se origine un cambio en la dirección del flujo y aparezca lo que se denomina un conducto arterioso persistente reverso.

¿Qué se puede notar cuando un perro tiene un conducto arterioso persistente? Al principio puede ser un proceso que pasa desapercibido pero cuando se genera la insuficiencia cardíaca y se descompensa, se puede producir la muerte del animal de forma muy rápida y a edades muy tempranas.

Dependiendo del grado de afectación de nuestro perro podemos encontrarnos con animales jóvenes, la mayoría hembras, de unas razas determinadas, que ya hemos mencionado más arriba, que pueden presentar síntomas tales como dificultad respiratoria (disnea) e intolerancia al ejercicio junto con la presentación de tos. Ya tenemos otra vez la tos como síntoma de una enfermedad, en este caso cardíaca (es por esto por lo que no nos cansaremos de decir que no se puede tratar la tos sólo como síntoma sino que hay que intentar llegar hasta el diagnóstico de su causa ya que el tratamiento del proceso es fundamental para la curación o, al menos, disminución de la sintomatología en nuestros perros).

En los casos en los que se llegue a producir el conducto arterioso persistente reverso, puede presentarse en nuestro perro una sintomatología consistente en letargia, falta de apetito o anorexia, presentación de colapso, síncopes, convulsiones y color violáceo por la mala oxigenación de la sangre.

Cuando acudimos a la clínica con nuestro perro podemos encontrarnos con dos situaciones: por un lado que el veterinario, al realizar un examen general para, por ejemplo, vacunarlo, ausculta un soplo que le haga sospechar la presencia de alguna patología cardíaca y entonces recomiende realizar el pertinente estudio cardiológico que lleve al diagnóstico de esta enfermedad.

Por otro lado puede ocurrir que nuestro animal presente alguna sintomatología que nos haga acudir a la clínica. Tras la exploración general y anamnesis de rigor, el veterinario debe realizar un estudio cardiológico que ayude a diagnosticar qué proceso es el que padece nuestro animal. En este caso se realiza una buena auscultación, realización de estudio radiológico, ecocardiográfico, electrocardiográfico, analítica de sangre y, en ocasiones, de resonancia magnética.

Una vez que se llega al diagnóstico de esta enfermedad se puede plantear un tratamiento para la sintomatología de insuficiencia cardiaca que presenta el perro. El tratamiento definitivo del conducto arterioso persistente es quirúrgico. Se puede recurrrir a la ligadura del conducto, cirugía que hay que realizar «a corazón abierto», por lo que es más traumática para el animal o, por otro lado, se puede realizar la colocación de un anillo espiral que ocluye dicho conducto. Esto se realiza mediante la cateterización de un vaso y por lo tanto no requiere realizar esa cirugía que hemos comentado más arriba. Por supuesto que para la realización de esta segunda técnica que hemos comentado se requiere un aparataje costoso y una gran especialización.  No debemos olvidar que será nuestro veterinario quien nos aconseje sobre lo que cree que debemos hacer ya que cada caso es único y no todos los perros requieren el mismo tratamiento ni tienen el mismo pronóstico.

Por último, es importante no olvidar que esta enfermedad es de transmisión genética y que, por ello, debemos intentar evitar cruzar a estos animales.

Más información sobre enfermedades del corazón en nuestros perros

Aprovechamos para recordaros que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) ponemos a vuestra disposición nuestro Servicio de Urgencias 24 horas, así como el teléfono de consulta que aparece en nuestra página (tuveterinario.info), también operativo las 24 horas para poder solucionar todas vuestras dudas sobre este o cualquier otro tema relacionado con la salud y cuidados de nuestros animales.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de tuveterinario.info

 

Comments

  • BestHattie

    octubre 24, 2018

    I have noticed you don’t monetize your website, don’t waste your traffic,
    you can earn additional cash every month. You can use the best adsense alternative for any type of
    website (they approve all websites), for more info
    simply search in gooogle: boorfe’s tips monetize your website

Post a Comment

Consecte libero id faucibus nisl tincidu. Magna etiam tempor orci lobor faculs lorem ipsum.

Instagram feed