Primeros auxilios en gatos.

Primeros auxilios en gatos. Los accidentes domésticos son bastante habituales en nuestros gatos y es importante tener unas nociones básicas de primeros auxilios para poderlos ayudar mientras los atiende su veterinario.

Primeros auxilios en gatos. Tal y como comentábamos en el artículo dedicado a este tema en los perros, los accidentes en el hogar son muy habituales en nuestros gatos y por ello es bastante interesante el tener unos conocimientos básicos sobre qué podemos hacer mientras esperamos a que los atienda nuestro veterinario.

En vídeos pasados hemos visto cómo podemos actuar en caso de accidentes en el exterior de casa y hoy vamos a ver cómo podemos hacerlo en caso de que nuestro perro sufra un accidente doméstico.

Cuando hablamos de accidentes domésticos nos referimos a cortes por objetos cortantes, quemaduras por líquidos hirviendo, electrocución, ingestión de alguna sustancia tóxica o de algún medicamento, ingestión de algún cuerpo extraño, traumatismos por caídas desde alturas o por la caída de un objeto.

Como vemos, hay una gran variedad de accidentes que se pueden producir en el hogar y vamos a ver cómo podemos actuar frente a ellos.

– Cortes con hemorragia evidente: cuando nuestro gato sufre un corte siempre hay que tener mucha precaución. En ocasiones los cortes son pequeños pero graves, ya que afectan a por ejemplo a tendones y, aunque sangre poco, la lesión es tan grave que puede originar una cojera permanente si no se trata bien y en su tiempo. En otras ocasiones puede haber perforación de cavidades, tanto torácica como abdominal y las lesiones pueden ser también mortales.

Si hay una hemorragia debemos comprimir esa zona con gasas o paños si no podemos hacer un torniquete por la localización de la lesión. Si se puede hacer un torniquete hay que saber que debemos aflojarlo cada quince minutos para permitir el riego sanguíneo del resto del miembro. (Aconsejo ver el vídeo sobre tratamiento de hemorragias).

– Quemaduras por líquidos hirviendo: En ocasiones nuestros gatos nos acompañan en la cocina mientras preparamos la comida y puede que por accidente se caiga un líquido hirviendo encima de nuestro gato. Lo primero que tenemos que hacer es poner agua fría en la zona afectada. Si podemos meter al gato en la bañera o ducha y aplicar agua en esa zona durante un rato, mejor. Así se enfría la zona afectada y evita que la lesión se haga más extensa.

La piel de nuestros gatos no es como la nuestra debido a su espesor y a la presencia de pelo espeso y es difícil apreciar la gravedad y extensión de la lesión. Es difícil apreciar en ellos el enrojecimiento de la piel y la formación de ampollas, aunque en ocasiones sí que las veremos. Debemos acudir a nuestro veterinario para que valore la lesión ya que las quemaduras son lesiones muy graves y pueden dar complicaciones serias.

– Electrocución: Los gatos, sobre todo los gatitos, son muy aficionados a juguetear con el mobiliario del hogar y en ocasiones pueden morder cables eléctricos y sufrir una electrocución. En primer lugar puede producirse una quemadura en la zona de contacto con el cable en la boca y lesionar labios y lengua provocando daños en ocasiones muy serios. Pero aparte de eso puede haber alteraciones a nivel de otros órganos como pulmones o corazón por ejemplo y poner en riesgo la vida de nuestros gatos.

Aunque no apreciemos lesiones deben examinar al gato ya que puede haber, por ejemplo, problemas cardiorrespiratorios. Es importante que veáis también el vídeo sobre reanimación cardiopulmonar por si se produce una parada en el gato. En el vídeo sobre accidentes en el exterior también se ve cómo realizar la respiración «boca a boca» en nuestros gatos.

-Ingestión de tóxicos: Si nuestro gato se come o bebe alguna sustancia tóxica lo primero es saber de qué sustancia se trata. Para evitar la absorción de esa sustancia se hace vomitar al gato pero está CONTRAINDICADO en casos de que la sustancia sea corrosiva (lejía, amoniaco, por ejemplo) ya que podemos agravar el daño.

Para inducir el vómito podemos dar a nuestro gato una cucharadita de agua oxigenada al 3% y si no vomita repetimos en unos diez minutos. Siempre debemos contactar con nuestro veterinario para que nos diga, según la sustancia ingerida, si hay que hacer algo más.

Es muy importante saber que en el caso de los gatos son muy frecuentes las intoxicaciones por sustancias que contactan con su pelo y piel ya que por sus hábitos de limpieza se lamen esas zonas con el tóxico y sufren la intoxicación.

Otra cosa que también hay que tener muy controlada es la presencia de plantas en la casa pues hay algunas como, por ejemplo, los lirios, cuya ingestión provocar un fallo renal potencialmente mortal en los gatos

-Ingestión de medicamentos: tanto de uso veterinario como de humana. A veces el gato puede ingerir algún medicamento de las personas que conviven con él, tanto porque se caiga al suelo como porque el gato lo alcance donde esté ese medicamento. Tanto si es así como si el gato toma por error o por descuido más dosis de la que corresponde de un tratamiento suyo se debe hacer vomitar al gato tal yo como hemos comentado más arriba. Hay medicamentos muy peligrosos y que pueden poner en riesgo la vida de nuestros gatos ya que son mucho más sensibles a las intoxicaciones que en el caso de los perros debido a su especial metabolismo detoxificador.

– Ingestión de cuerpos extraños: pueden ser trozos de juguetes, hilos, lana, etc. Dependiendo de lo que se trate habrá que actuar de una forma u otra. Debemos contactar con nuestro veterinario para que nos oriente para cada caso en concreto ya que en ocasiones habrá que extrae el objeto con urgencia por el riesgo que conlleva (pila, por ejemplo). Los gatos suelen tragarse sobre todo cuerpos extraños lineales ( cordeles, hilos, a veces con agujas de coser, sedales con el anzuelo, etc.) y no cuerpos extraños grandes como piedras y otros objetos tal y como suelen hacer los perros.

En muchas ocasiones estos cuerpos extraños lineales quedan atrancados en la base de la lengua y es importante examinar esa zona.

– Traumatismos por caídas o golpes: si la caída es de gran altura, sobre todo en gatos muy pequeños o gatitos o el golpe es fuerte, se pueden producir fracturas, pérdida de consciencia, etc.

Es importante observar al gato, ver que respira y si no lo hace poner en práctica la respiración «boca a boca» o la reanimación cardiopulmonar tal y como ya hemos comentado más arriba. Si hay fractura de algún miembro hay que intentar inmovilizarlo para evitar el dolor y dañar más la zona mientras acudimos a nuestro veterinario.

Como decimos muchas veces, hay que saber actuar frente a estas urgencias caseras pero, quizás más importante, lo ideal es evitarlas evitando que haya cables sueltos, guardando bien los productos tóxicos y medicamentos y evitando, dentro de lo posible, que haya objetos que puedan caer fácilmente sobre nuestros gatos.

Es importante que no olvidemos que estos primeros auxilios son para atender a nuestro gato mientras puede hacerlo nuestro veterinario ya que algunos problemas pueden ser muy graves y deben atenderse con urgencia.

Queremos recordaros que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) ponemos a vuestra disposición nuestro Servicio de Urgencias Veterinarias 24 horas, así como el teléfono de consulta que aparece en nuestra página (tuveterinario.info), también operativo las 24 horas y donde podéis consultar todas las dudas que os surjan sobre este o cualquier otro tema relacionado con la salud y cuidados de vuestros animales.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de tuveterinario.info

Post a Comment

Consecte libero id faucibus nisl tincidu. Magna etiam tempor orci lobor faculs lorem ipsum.

Instagram feed