Tengo que dejar a mi mascota en una residencia.

Tengo que dejar a mi mascota en una residencia.

Tengo que dejar a mi mascota en una residencia.

Tengo que dejar a mi mascota en una residencia. Qué hacer si no podemos llevar con nosotros a nuestro querido compañero.

Tengo que dejar a mi mascota en una residencia. Este es un problema que se presenta con mucha frecuencia a quien tiene un animal de compañía. Cuando nuestro animal no puede viajar con nosotros por cualquier motivo, debemos optar por alojarlo en una residencia que nos merezca confianza.

Dejar a nuestro querido compañero en una residencia no es algo que suela ser agradable pues solemos asociarlo con una situación traumática para él y solemos quedarnos con cargo de conciencia cuando lo hacemos.

No siempre podemos viajar con nuestros animales, igual que no siempre podemos viajar con nuestros hijos. En el caso de los hijos suele ser más fácil encontrar un familiar que se haga cargo de ellos, cosa más complicada en el caso de los animales. Las razones son muchas y no vamos a entrar en ellas.

Cuando debemos dejar a nuestro perro o gato en una residencia, lo primero que debemos hacer es comentarlo a nuestro veterinario de confianza pues seguro que él conoce alguna que le merezca la suficiente garantía como para aconsejárnosla.

Cuando hablamos con propietarios de perros o de gatos que han tenido que dejar a sus animales en una residencia durante una temporada, podemos encontrarnos con opiniones muy variadas acerca de su experiencia: que les ha ido muy bien y que su perro, por ejemplo, parece que incluso quería quedarse más tiempo; que les ha ido fatal pues su perro o su gato están muy delgados y no saben qué les habrán dado de comer; que si vuelven con el pelo enmarañado; que si vuelven afónicos; que si han enfermado de la tos de las perreras; que si… Hay cientos de opiniones sobre este tema.

De partida debemos pensar que, por lo general, quien tiene una residencia de animales es porque le gustan los animales. Cuando queremos elegir una residencia debemos fijarnos en cómo son las instalaciones ( cómo son los habitáculos, su higiene, posibilidad de compartirlos más de un animal, protección frente a las inclemencias del tiempo, etc.). También hay que ver el resto de instalaciones, como los sitios donde nuestros perros, por ejemplo, puedan jugar con otros perros, dar paseos o realizar ejercicios. Otra cosa que hay que saber es la alimentación que van a recibir y si, por ejemplo, pueden dar alimentos especiales o medicaciones si nuestra mascota lo requiere. Además es importante que nos fijemos en el trato que los cuidadores dispensan a los animales alojados ya que también queremos que nuestros animales reciban el cariño que no les vamos a poder ofrecer nosotros durante esos días.

Para tener todo esto claro es muy importante no solo conocer la residencia a través de internet o de las referencias que nos den sino que debemos visitarla para que la conozcamos de manera real y podamos conversar con los encargados sobre nuestras dudas para que nos quedemos tranquilos sabiendo que nuestros animales quedan en buenas manos.

Antes de ir a la residencia también debemos comentar con la misma los requisitos que precisan nuestros animales para poder alojarse allí. Se pide, normalmente, el pasaporte del animal y que tenga en regla la identificación y vacunación antirrábica. En muchas residencias ya se aconseja que los perros vayan vacunados frente a la tos de las perreras y los gatos frente a las virosis respiratorias y leucemia felina.  Es aconsejable que lleven administrado en cualquiera de sus formas un tratamiento frente a los parásitos externos.Por último, en perros que requieran alimentación especial, tengan alguna patología que requiera medicación; problemas de comportamiento, etc. Deberemos avisarlo a los encargados para evitar que puedan presentarse problemas que pudieran haberse evitado de haberlo sabido con anterioridad.

No debemos olvidar tampoco dejar a la residencia el teléfono de contacto de nuestro veterinario de confianza por si surge cualquier eventualidad con nuestro animal pues, aunque las residencias trabajan normalmente con su veterinario, no está de más que el nuestro esté al tanto de la situación ya que es quien mejor conoce el estado de salud de nuestro perro o gato.

Más consejos para este verano

Aprovechamos para recordaros que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) ponemos a vuestra disposición nuestro Servicio de Urgencias 24 horas y el teléfono de consulta que aparece en nuestra página (tuveterinario.info), operativo también las 24 horas y donde podremos resolver vuestras dudas sobre este o cualquier otro tema relacionado con la salud y cuidados de vuestros animales.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de tuveterinario.info

Comentar

Consecte libero id faucibus nisl tincidu. Magna etiam tempor orci lobor faculs lorem ipsum.

Instagram feed