Cistitis idiopática del gato.

Cistitis idiopática del gato.Esta es una enfermedad del aparato urinario de los gatos, relativamente frecuente y que cursa con mucho dolor.

Cistitis idiopática del gatoLa Cistitis idiopática del gato es una enfermedad que se ve con bastante frecuencia en la práctica de la medicina veterinaria y está comprobado que es muy dolorosa para el gato que la padece.

Ya hemos hablado en artículos anteriores sobre los problemas de las vías urinarias de los gatos y ahí tenemos que encuadrar también este proceso, que afecta tanto a los machos como a las hembras.

En la Cistitis idiopática del gato nos encontramos que es el estrés un factor imprescindible para que se presente este problema. Sí, el estrés y no los agentes bacterianos tal y como aún sigue pensando mucha gente.

El estrés va a originar una serie de trastornos que derivarán en la presentación de esta enfermedad pues se van a desencadenar una serie de mecanismos que producirán la alteración de la protección de la mucosa vesical, incluso de la uretra; alteración de la musculatura lisa y presentación de inflamación, edema, sangrado y DOLOR por activación de las fibras nerviosas sensitivas.

Secundariamente a esto, debido a la inflamación y sangrado de esa pared vesical, pueden agregarse células de descamación, fibrina, coágulos, pequeños cristales y formar un tapón uretral que dificulte o impida el paso del flujo urinario y de lugar a ese proceso, que es una URGENCIA VETERINARIA, como es el taponamiento del flujo de salida urinario, que de no tratarse con rapidez puede poner en peligro la vida de nuestro gato afectado.

El diagnóstico de esta enfermedad es por exclusión de las otras posibles afecciones de las vías urinarias bajas. Por ello, cuando notemos que nuestro gato tiene problemas para orinar ( la terminología médica para estos problemas es complicada pues hablamos de disuria, polaquiuria, estranguria, nicturia, etc., que es como decir que nuestro gato no puede orinar; va con frecuecia al arenero a intentarlo; lo hace en sitios no habituales; hay dolor al intentar orinar; etc., debemos acudir a nuestro veterinario de confianza.

En la clínica, el veterinario hará un examen general del estado de nuestro gato, se realizarán las pruebas diagnósticas pertinentes, las cuales suelen incluir un estudio analítico ( de sangre y orina) y un estudio por imagen con radiografías y ecografías para ver el estado de la vejiga, presencia de cálculos, arenilla, inflamación, neoplasias, etc.

Una vez que llegamos al diagnóstico de la cistitis idiopática, su tratamiento normalmente requerirá el uso de antiinflamatorios, analgésicos, relajantes musculares, productos que ayuden a reparar la integridad de la capa protectora de la mucosa, antidepresivos tricíclicos en casos severos, feromonas que ayuden a controlar el estrés y, también, es vital el control ambiental para intentar reducir o eliminar las causas del estrés de nuestro gato.

Lo que NUNCA se debe hacer es administrar antibióticos para tratar estos problemas si previamente no se ha realizado un estudio que nos diga que el trastorno se debe a una infección de las vías urinarias.

Más información sobre problemas de vías urinarias.

Como siempre, quiero aprovechar para recordaros que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) tenéis a vuestra disposición nuestro Servicio de Urgencias 24 horas, así como el teléfono de consulta que aparece en nuestra página (tuveterinario.info), el cual también está operativo las 24 horas para atender todas vuestras dudas sobre este o cualquier otro tema relacionado con la salud y cuidados de vuestros animales.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de tuveterinario.info

Post a Comment

Consecte libero id faucibus nisl tincidu. Magna etiam tempor orci lobor faculs lorem ipsum.

Instagram feed