Mi gato está gordo.

Mi gato está gordo. El sobrepeso y la obesidad no son simplemente malas condiciones físicas sino que se tratan de auténticos problemas de salud para nuestros gatos.

Mi gato está gordo. Cada vez vamos tomando más consciencia de lo que suponen el sobrepeso y la obesidad para la vida de las personas y también debemos ser conscientes de lo que supone para nuestros gatos. El sobrepeso y la obesidad no deben ser considerados como meras malas condiciones físicas sino que deben considerarse como verdaderas enfermedades y que, por tanto, pueden tener graves consecuencias para la salud de nuestros queridos mininos.

El sobrepeso y la obesidad van a llevar consigo la aparición de problemas tales como problemas osteoarticulares, problemas endocrinos como la diabetes, problemas cardiovasculares, problemas inmunológicos y problemas dermatológicos entre otros. En el caso de los gatos, los estados de sobrepeso y obesidad pueden provocar una resistencia a la insulina originando una diabetes que, al contrario de lo que ocurre en los perros, puede llegar a controlarse solo con la pérdida de peso.

En los gatos hay, al igual que en el caso de los perros, una serie de tablas de pesos según las razas. En muchas ocasiones tenemos gatos que están cruzados y, por lo tanto, no tenemos una orientación de peso por la raza.

Tal y como decíamos en el caso de los perros, no debemos orientarnos por unas tablas de peso sino que lo mejor es hacerlo observando la condición corporal de nuestros gatos y cuando esa condición corporal es óptima, ahí tenemos que ver cuál es el peso de nuestro gato. Cuando ese peso aumente significa que nuestro gato está tendiendo a tener sobrepeso y si ese peso disminuye sin una causa conocida hay que investigar pues puede tratarse de alguna enfermedad importante como, por ejemplo, un hipertiroidismo.

La condición corporal óptima es aquella en la que podemos palpar fácilmente las costillas de nuestro gato y vemos que tiene el abdomen recogido. Cuando empieza a ser más difícil palpar las costillas y el abdomen deja de estar recogido sino que parece continuación del tórax, nos encontramos antes una situación de sobrepeso.

Por último, cuando no podemos palpar las costillas y el abdomen adquiere forma como de tonel nos encontramos con un caso de obesidad.

Lo ideal es que desde pequeños controlemos el peso de nuestros perros y evitemos el sobrepeso pues, al igual que ocurre con nosotros, es difícil hacer perder peso a nuestros perros y requiere tiempo y dedicación.

Cuando sabemos que puede haber alguna condición que favorezca el aumento de peso, como puede ser el caso de una esterilización, enseguida debemos empezar a controlar la alimentación y el peso de nuestro gato administrando los alimentos que hay formulados para tales condiciones.

Se puede alimentar a un gato con dieta casera pero esa dieta debería estar formulada por un especialista en nutrición para evitar problemas debido a que no estén bien equilibradas. Por ello es más fácil recurrir a los alimentos formulados para gatos, tanto un alimento normal para gatos que se encuentran en buena condición corporal, como alimentos formulados para la pérdida o el control de peso en aquellos gatos que así lo requieran.

Siempre que se quiera que nuestro gato pierda peso debería hacerse mediante un seguimiento con su veterinario para poder controlar esa pérdida y después evitar que vuelva a ganar peso. Una pérdida rápida de peso no es buena pues puede traer una serie de alteraciones en el gato y además puede haber efecto rebote y que enseguida recupere el peso perdido una vez que llegue al peso óptimo. Los gatos tienen un particular metabolismo y cuando comen muy poco o dejan de comer se empiezan a metabolizar las grasas y eso va a producir una enfermedad muy seria que se conoce por lipidosis hepática.

Preguntad a vuestro veterinario el estado en el que se encuentra vuestro perro y si es necesario instaurar un programa de pérdida de peso. Como el exceso de peso no es una enfermedad aguda, no le damos importancia. Cuando aparecen sus efectos, ya puede ser tarde pues el daño ya está hecho. Una dieta adecuada es esencial para tener buena salud y es una obligación de los propietarios el intentar que sus animales coman adecuadamente. Un perro con sobrepeso o con obesidad NO goza de buena salud. Debemos evitar que nuestros animales tomen un exceso de calorías (chuches, premios) y los mantengamos en un estado de forma óptimos. A su manera, ellos os lo agradecerán.

Aprovechamos para recordaros que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) ponemos a vuestra disposición nuestro Servicio de Urgencias 24 horas, así como el teléfono de consulta que aparece en nuestra página (tuveterinario.info), también operativo las 24 horas para que podáis solucionar todas las dudas que os surjan sobre este o cualquier otro tema relacionado con la salud y cuidados de vuestros animales.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de tuveterinario.info

Post a Comment

Consecte libero id faucibus nisl tincidu. Magna etiam tempor orci lobor faculs lorem ipsum.

Instagram feed