Mi perro vomita algo con forma alargada.

Mi perro vomita algo con forma alargada.

Mi perro vomita algo con forma alargada.

Mi perro vomita algo con forma alargada. Cuando se presenta este problema podemos estar frente a otro proceso que no debe confundirse con el vómito. Se trata de la regurgitación.

Mi perro vomita algo de forma alargada. En ocasiones nos encontramos con este problema cuando algunos propietarios vienen a la clínica debido a que su perro vomita un contenido que tiene forma alargada, como un tubo o una salchicha. De hecho, muchos creen que está vomitando un cuerpo extraño que tiene esa forma.

En estos casos lo que se está produciendo no es un cuadro de vómitos sino otro proceso conocido por regurgitación. La regurgitacón la podríamos definir como la expulsión al exterior, vía oral, del contenido que se presenta en el esófago del perro (de ahí esa forma alargada, como de tubo).

La regurgitación puede tener diversos orígenes y siempre se trata de problemas importantes. Cuando se presenta en un perro adulto las causas pueden ser la presencia de un cuerpo extraño alojado en esófago o entre él y el estómago; también puede deberse al estrechamiento producido por la cicatrización de lesiones en su mucosa; podemos citar también la presencia de neoplasias, tanto en la pared del esófago como en zonas cercanas que den lugar a la compresión del mismo; otra causa puede ser la presencia de determinados parásitos, los cuales originan nódulos en la pared del esófago; también podemos citar enfermedades como la miastenia gravis, en la que se produce una dilatación del esófago; por último, aunque hay otras causas, podemos citar la enfermedad conocida por botulismo, la cual entre su cuadro sintomático, también presenta problemas en el esófago.

En el caso de cachorros y perros jóvenes podemos citar como causas de la regurgitación las siguientes: anomalías en la conformación o en la inervación del esófago; la ingestión de cuerpos extraños y la persistencia del cuarto arco aórtico ( anomalía en la que esa estructura forma como un anillo que estrangula al esófago dificultando o impidiendo el paso de contenido y originando su dilatación).

Cuando la regurgitación se presenta de forma aguda es más frecuente que se deba a la presencia de una obstrucción, generalmente por la presencia de un cuerpo extraño, o a la presentación de un cuadro de miastenia gravis o un botulismo.

Cuando la presentación del cuadro es crónica podemos tener, en el caso de los cachorros, la presencia de algún cuerpo extraño o una deficiente inervación del esófago. Cuando los perros son pequeños y se alimentan de leche, al ser líquida pasa el esófago con facilidad. El problema surge cuando pasan a alimentarse con dietas sólidas y ya no existe ese tránsito fácil y aparece el cuadro de regurgitación. Lo mismo ocurre con la persistencia del cuarto arco aórtico, en la que los síntomas se van presentando conforme va creciendo el perro y pasa a alimentarse con comida sólida.

En el caso de los perros adultos, la regurgitación crónica es más fácil que se deba a un problema de obstrucción o compresión del esófago por crecimientos neoplásicos, aunque no debemos olvidarnos de los cuerpos extraños. También pueden ser causa en los perros adultos la miastenia gravis y los cuadros de botulismo.

La regurgitación se suele presentar mientras el perro come o al poco de comer debido a que el esófago queda repleto de alimento y no hay paso del mismo hacia el estómago.

Con todo esto, si nuestro perro vomita o tiene regurgitaciones, debemos acudir a nuestro veterinario. El diagnóstico de la causa de las regurgitaciones conlleva el examen de nuestro perro, toma de datos acerca de su alimentación, frecuencia de los vómitos, etc., pruebas de diagnóstico por imagen tales como la radiografía, ecografía, fluoroscopia y endoscopia para ver el interior del esófago y proceder a la extracción de cuerpos extraños o a la toma de muestras para biopsia. Por ultimo hay que realizar analíticas de sangre y pruebas con medicamentos para excluir causas como la miastenia o el botulismo entre otras.

Una vez que se llega al diagnóstico del proceso será el veterinario el que instaura el tratamiento pertinente. En ocasiones hay que recurrir a tratamiento médico pero en otras hay que proceder a realizar otros tratamientos como pueden ser la dilatación esofágica mediante balón; endoscopia o cirugía para extraer cuerpos extraños y/o neoplasias; cirugía para resolver el problema del arco aórtico, etc.

En el caso de los cachorritos en los que hay problemas en la inervación del esófago y que, en ocasiones se resuelven conforme el perro se va desarrollando, parte fundamental del tratamiento es la alimentación. Aportando una dieta blanda con mucho contenido líquido y haciendo que el perro coma de pie se favorece el tránsito por el esófago y evitamos la regurgitación. No debemos olvidar que la regurgitación, sea debida a una causa o a otra, conlleva un riesgo muy grande de que se pueda producir una neumonía por aspiración debido al paso de contenido alimenticio al árbol respiratorio y esto es un problema muy grave y que pone en riesgo la vida de nuestros perros.

Aprovechamos para recordaros que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) ponemos a vuestra disposición nuestro Servicio de Urgencias 24 horas, así como el teléfono de consulta que aparece en nuestra página (tuveterinario.info), también operativo las 24 horas para que podáis solucionar todas las dudas que os surjan sobre este o cualquier otro tema relacionado con la salud y cuidados de vuestros animales.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de tuveterinario.info

Comments

  • Aviretar

    abril 3, 2021

    Mi perrita tiene un año 3 semanas y la verdad estoy bastante preocupada, ya que hace un tiempo mi perrita vomitaba mucho, y no quería comer sus croquetas, no la llevamos al veterinario ya que el problema se solucionó poco tiempo después, dejo de vomitar por un largo periodo, pero hasta apenas hace poco volvió a vomitar, (no con tanta frecuencia como la vez pasada) y hace apenas unos minutos le di de comer unos restos de carne, pero vómito 10 minutos después de forma alargada, y además parece haberle salido un bulto en el estómago, creemos que también es por el caso del vómito,ya que aveces ella misma se provocaba el vómito, y al hacer fuerzas creemos que le salió ese bulto….
    Alguien tiene algún consejo o respuesta para mí?
    Debería llevarla con urgencia al veterinario?
    Gracias

Post a Comment

Consecte libero id faucibus nisl tincidu. Magna etiam tempor orci lobor faculs lorem ipsum.

Instagram feed