Viajar con perros o gatos en el coche.

Viajar con perros o gatos en el coche.

Viajar con perros o gatos en el coche.

Viajar con perros o gatos en el coche. Los viajes con nuestros animales no deben suponer un mal rato ni un riesgo tanto para ellos como para nosotros.

Viajar con nuestros perros o gatos en el coche. Ya estamos en pleno verano y muchos de vosotros os dispondréis a pasar unos días de descanso en un lugar fuera de vuestra residencia habitual. Como es normal, queréis hacerlo con vuestros queridos compañeros pero tenéis miedo de cómo lo pasarán durante el trayecto.

Comento esto porque, muchas veces, el viaje a algún sitio supone una auténtica pesadilla, tanto para nuestros animales como para nosotros. Es muy frecuente que en la clínica me comente alguien lo siguiente: » no viajo porque mi perro o mi gato lo pasan fatal».

Para muchos de nuestros animales, el mero hecho de un corto viaje o de un cambio momentáneo de residencia les supone una situación altamente estresante y les causa unos cuadros de ansiedad bastante severos.

Ahora pasaremos a hablar sobre cómo tratar de prevenir estos cuadros de mareos y ansiedad pero no debemos olvidarnos de algo muy importante como es prevenir riesgos de accidentes debido a un mal acomodo de nuestros animales en el interior del vehículo.

Ante todo debemos saber que está completamente prohibido que los animales viajen sueltos. Aunque nuestro perro o gato sean muy buenos puede que en un momento dado entorpezcan al conductor metiéndose entre los pies, saltando al regazo, a la zona del volante o que distraigan su atención de cualquier otra manera poniendo en peligro las vidas de los ocupantes del vehículo.

Los perros y gatos deben ir en la parte trasera del vehículo. Si son pequeños deben ir en un transportín, el cual debe ir colocado en el suelo, entre los asientos delanteros y traseros. De esta forma va bien sujeto y ante un frenazo o un impacto no sale despedido ocasionando daños al animal ni a los demás ocupantes del vehículo.

Si son perros más grandes existe la posibilidad de llevarlos sujetos con un arnés especial al cinturón de seguridad.

Lo que nunca debemos hacer es llevar a nuestros animales en el maletero del coche, sobretodo si está cerrado sin comunicación con el habitáculo debido al enorme riesgo de poder sufrir el tan conocido y temido golpe de calor al que ya le hemos dedicado algún artículo y vídeo ( os aconsejo repasarlos para que nunca olvidemos cómo se presenta el golpe de calor ya que es una urgencia vital).

En el caso de los perros el cuadro de ansiedad se puede manifestar durante el viaje con ladridos contínuos, babeo, náuseas y vómitos, etc. En el caso de los gatos se manifiesta con maullidos, babeo, náuseas, vómitos y, en casos de animales que padezcan cuadros asmáticos, pueden manifestarse con mucha virulencia poniendo en peligro la vida de nuestro animal.

Para intentar evitar estos problemas es importante tomar medidas antes de que aparezcan, es decir, una vez que estemos en el viaje ya no vamos a poder hacer mucho por nuestros animales. Existen distintos métodos que se pueden utilizar, los cuales a su vez dependerán de cada caso en concreto.

Para los gatos ya hay en el mercado un producto elaborado a base de un sintético de la feromona facial felina. Cuando nuestros gatos se sienten a gusto en algún sitio, habremos observado que frota su hocico en ese lugar. Eso lo hace para impregnarlo con feromonas y le dicen que ese es un lugar agradable para él. Ese producto se puede aplicar en el transportín de nuestro gato para ayudar a que lo reconozca como algo suyo y donde se puede sentir cómodo. Junto a esto deberíamos acostumbrar a nuestros gatos a convivir con el transportín, que lo tengan como algo normal de su entorno y pueda entrar y salir de él a su antojo. Si sólo usamos el transportín para los viajes y llevar al gato al veterinario, lo verán como un instrumento de tortura, lo que aumentará su ansiedad cuando lo intentemos introducir en él.

A veces esto no basta para los viajes y hay que recurrir a dar medicamentos para prevenir las náuseas y vómitos, incluso recurrir a medicamentos tranquilizantes para intentar que nuestro gato haga el viaje lo mejor posible.

En el caso de los perros los problemas suelen presentarse durante el viaje y se adaptan mejor que los gatos a los cambios temporales de residencia. En los perros existe una feromona, la del apaciguamiento, que hace que se sientan bien y protegidos. Su función es similar a la facial del gato. Ya hay en el mercado unos collares que llevan esta sustancia y se les puede poner a nuestros perros antes de que se presente la situación estresante, en este caso el viaje y cambio de residencia. También están disponibles estos productos tanto en spray como en comprimidos.

Al igual que en el caso de los gatos, a veces hay que recurrir al uso de medicación para prevenir los vómitos, o incluso a los tranquilizantes en perros muy nerviosos y con severos cuadros de ansiedad ante los viajes.

En cualquier caso, antes de realizar un viaje, sobre todo si es la primera vez o ya conocemos cómo reacciona nuestro perro o nuestro gato, consultar con vuestro veterinario de confianza sobre cuál es el método de prevención de vómitos o cuadros de ansiedad que podemos utilizar en nuestros animales. Recordad que no debemos regañarles si vomitan o si hay una eliminación inadecuada durante el viaje pues son situaciones que no pueden controlar y que podemos agravar si les regañamos.

Por último, no debemos olvidar que en los viajes más largos nuestros animales también deben salir del coche a tomar el aire tal y como hacemos nosotros. También aprovecharemos para que beban agua fresca y realicen sus eliminaciones. Si paramos a comer no debemos dejar NUNCA a nuestros animales en el coche, y menos aún si está expuesto al sol, pues corren el grave riesgo de sufrir un golpe de calor ya que la temperatura del habitáculo se eleva rápidamente en las horas centrales del día.

Los viajes deben ser una experiencia agradable tanto para nuestros pequeños compañeros como para los propietarios y hoy día no existe excusa para no hacerlos. Usad el método que mejor se adapte a vuestra mascota y….Que tengáis un buen viaje y que disfrutéis de unas merecidas vacaciones acompañados de vuestros inseparables compañeros.

Aprovechamos para recordaros que en la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) ponemos a vuestra disposición nuestro Servicio de Urgencias 24 horas, así como el teléfono de consulta que aparece en nuestra página (tuveterinario.info), también operativo las 24 horas para que podáis solucionar todas las dudas que os surjan sobre este o cualquier otro tema relacionado con la salud y cuidados de vuestros animales.

Manuel Olivares Martín, veterinario de la Clínica Veterinaria OLIVARES (Granada) y de tuveterinario.info

Post a Comment

Consecte libero id faucibus nisl tincidu. Magna etiam tempor orci lobor faculs lorem ipsum.

Instagram feed